Los Ford Smart Mobility Challenge están consiguiendo retar, con maestría, a los desarrolladores de aplicaciones para que le den un giro de 180 grados a la experiencia de viajar, conducir y pasar tiempo al volante. Hacer que los propietarios y usuarios de coches comencemos a verlos como un gadget más, pero muy importante, está siendo una tarea costosa y recae en el tejado de los fabricantes. Existe intención e interés en hacer no solo buenos coches sino viajes más eficientes, tranquilos, seguros y disfrutando de la conducción. Y para ello se necesita un ecosistema multimedia como Ford SYNC equipado con las últimas aplicaciones disponibles.

En anteriores ediciones del certamen las aplicaciones se centraban en ofrecer servicios directos al conductor: estaciones de gasolinera cercanas y sus precios actualizados, el estado de los aparcamientos, la situación del tráfico o incluso la climatología para poder anticiparnos y hacer cambios en la ruta.

Ford quiere acercar la tecnología al conductor saliendo de su zona de confort.En la última edición, finalizada hace un par de días, hemos visto como Jaunt se hacía con el premio de 10.000 euros, una app de viajes colaborativos, una idea que Ford tiene en su hoja de ruta para reducir atascos y contaminación. La propia Ford quiere fomentar que compartamos coche con Ford Pass, tal y como contamos hace unos meses: paradójicamente, Ford quiere que compartas el coche.

Jaunt permite a los usuarios crear trayectos y unirse a otros ya creados por otras personas para hacer los viajes más rápidos o con paisajes más atractivos. Esta app genera un mapa interactivo que permite a los usuarios filtrar las rutas disponibles por medio de transporte, localización y hora, y descubrir más cosas sobre los compañeros de trayecto.

Vinculación de Amazon Echo con Ford. Fotografía: Francisco Martín García

Este cambio, añadir servicios de carsharing, demuestra que el sector del automóvil está cambiando y por ello tiene sentido que SelfieGo, una aplicación diseñada para hacer los viajes en bicicleta y a pie más atractivos, se haya llevado el segundo puesto y Flux, una aplicación que tiene el objetivo de aliviar el tráfico a través de la gamificación de los atascos, se quede con el tercero.

Añadir servicios de carsharing, demuestra que el sector del automóvil está cambiandoSelfieGo usa un mapa con GPS integrado que muestra la ruta óptima para hacerse selfies en los principales lugares de interés de las ciudades, y permite a los usuarios compartirlos en sus redes sociales. Por su parte Flux convierte los atascos en un videojuego invitando a los conductores a mantener una velocidad constante usando gráficos que se proyectan en el parabrisas, ayudando a que el tráfico se mueva con mayor suavidad y a prevenir accidentes.

Deberíamos quedarnos con la importancia no de una aplicación sino del conjunto. Estas tres apps seleccionadas por Ford permitirán al usuario evitar las rutas congestionadas mediante la conexión de personas que comparten trayectos, se podría ayudar a reducir los atascos a través de los viajes compartidos, y se mejoraría la vida de estos usuarios al reducir el tiempo gastado en el coche. Una mayor conciliación familiar y la sensación de no perder el día en el coche, bicicleta, transporte público o a pie.

Tres aplicaciones que resumen de una forma bastante fiel el objetivo de Ford con los Smart Mobility Challenge, buscar nuevas ideas, resolver retos y prepararse para el cambio que vivirá el sector del automóvil hacia la conducción autónoma, conectividad, movilidad, tecnología y experiencia del cliente.