Desde la llegada de TouchID, hemos depositado la seguridad de muchos de nuestros datos a los sensores biométricos. Con la expansión de esta tecnología por los diferentes fabricantes, casi se ha convertido en la sistema de facto para asegurar nuestros dispositivos móviles, y el problema es que es un sistema que, según los investigadores la Michigan State University, puede ser obviado haciendo uso de una simple impresora de tinta, con el problema para la seguridad que esto supone.

Según las pruebas de estos investigadores, el lector de huellas de terminales como el Samsung Galaxy S6 y un Huawei Honor 7 puede ser desbloqueados con éxito utilizando una huella dactilar impresa con una impresora de inyección de tinta estándar, sin necesidad de grandes sistemas de hackeo, simplemente cargada con una tinta y un papel especial diseñados por Kai Cao y Anil Jain, del departamento de ciencias de la computación e ingeniería de la universidad de Michigan.

La clave está en el papel conductivo que utilizan Simplemente con el escáner de los dedos, cuya referencia puede ser obtenida de cualquier otro sitio, se imprimen en 2D en papel con tinta conductiva (el papel especial que se utiliza normalmente para la impresión de circuitos electrónicos) y se engaña al móvil con ello. Es un problema si tenemos en cuenta que hasta ahora, violar la seguridad biométrica requería la producción de un modelo de la huella digital en cola o caucho, algo que requiere un equipo especial y la habilidad de manipular el terminal.

No obstante, no toda la tecnología es susceptible de ser saltada con este sistema. Algunos escáneres de huellas digitales, como el Touch ID de Apple, son resistente a este sistema, aunque lógicamente no son infalibles al clásico dedo replicado en 3D con caucho conductivo, pero su sistema de seguridad es mucho más potente que el de la competencia, al menos sobre el papel.

Recomendados