Pixar marcó el inicio de una etapa en la que la animación iba a trascender las fronteras del mundo infantil, para pasar a ser un objeto de anhelo de la mayor parte de los amantes del cine. A ellos se les atribuye lo habrá de venir dentro de unos años, y por el cariz que está tomando el asunto, lo más seguro que es esa evolución pase por el sector de la realidad virtual.

El fundador de Penrose estuvo previamente en Pixar y Oculus VREsto lo ha entendido Eugene Chung, que aunque por el nombre puede no ser conocido su currículo ya habla por él. Trabajador en algunas de las producciones de Pixar para pasar después a estar entre las filas de Oculus VR ha tenido todos los ingredientes para formar su propia empresa. Penrose Estudios está dedicada precisamente a la creación de películas para la realidad virtual del futuro; futuro que debe ser muy prometedor porque acaba de recaudar 8,5 millones en capital semilla de un conjunto de inversores privados.

Esta ronda supone una de las más grandes de un sector que se encuentra en pleno auge. Solo en lo que llevamos de 2016, las diferentes empresas de realidad virtual han levantado 1.1000 millones de dólares en inversiones, siendo la realidad aumentada de Magic Leap el líder de la serie. Y junto a estos, ahora se unen las bonitas imágenes de Penrose, y todos con el mismo objetivo: aprovechar el auge de la realidad virtual y situarse en el inicio de algo que será mucho más grande dentro de unos años.

Penrose- The Rose and I

Su objetivo es crear películas nativas para dispositivos de RV con la calidad de un largometraje animadoPero volviendo a Penrose, su ventaja radica en que es la primera productora íntegra de películas originales diferenciándose del resto de startups, que se han especializado en el desarrollo de cuestiones puntuales para terceros. Ya tienen su primera película The Rose and I, una versión actualizada de El Principito, y que está disponible en todas las plataformas de gafas de realidad virtual. Y su próxima producción Allumete, de una niña que vende cerillas mágicas en una ciudad situada en las nubes, pronto verá la luz. Con gráficos que recuerdan a los mundos de Monument Valley o Lumino City, y que emplean el triángulo de Penrose como base para construir la realidad, motivo por el cual esta empresa también se llama así, Eugene Chung ha conseguido crear mundos con la misma sensibilidad que el universo Pixar pero en 365º y, prácticamente para todos los sentidos.

Con los nuevos fondos obtenidos, Penrose invertirá en obtener los mejores talentos tanto en el ámbito técnico como en el de la redacción cinemaográfica, para lo cual probablemente haga algunas llamadas a sus antiguos compañeros de la fábrica de sueños. También invertirán en herramientas de desarrollo propias.

A la larga es seguro que Penrose, pionera en este sector, sea objeto de deseo de Pixar, siempre a la vanguardia en lo que a animación se refiere. ¿Volverá Eugene Cheng a la casa de Toy Story?

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.