Overwatch lleva varios meses en fase beta y, hasta el momento, han sido muchos los cambios y retoques en lo que a modos de juego, personajes y equilibro general del juego se refiere. Pero en el día de hoy Blizzard ha anunciado la censura de la pose de victoria de Tracer, uno de los personajes más icónicos del videojuego, a raíz de las múltiples quejas de un grupo de usuarios en sus canales de comunicación oficiales.

La principal queja es la disonancia sexista entre el personaje y la pose elegida por Blizzard

El FPS de Blizzard incluye unas poses desbloqueables que nuestros personajes efectúan al ganar una partida entre las que podemos ver actitudes burlonas, chulescas y, en general, mucho humor. No parece ser el caso, para muchos, de la pose de Tracer que podéis ver sobre estas líneas, tachada de sexista e inapropiada por algunos usuarios. Se argumenta que Tracer, "la estrella del espectáculo en Overwatch" tiene un carácter "risueño y divertido" que, al contrario que en el resto de ellas, no se ve reflejado en absoluto en la pose que nos ocupa. Se convierte, de esta forma, en "otro soso símbolo sexual femenino", argumentan los usuarios. Añaden, además, que "el trabajo de Blizzard a la hora de representar mujeres independientes y de carácter fuerte está siendo prácticamente impecable".

Poco se hizo esperar la respuesta de Jeff Kaplan, director del juego, confirmando la retirada de la pose en una próxima actualización al querer que "nadie se sienta incómodo o subestimado jugando a Overwatch". Afirma también, eso sí, que el equipo ya tenía dudas con dicha pose desde su inclusión y que, de cualquier otra forma, no hablaríamos de un cambio tan repentino. "No haríamos algo que sacrificara nuestra visión creativa en Overwatch y no vamos a eliminar elementos del juego únicamente porque alguien pueda sentirse molesto con ellos. Nuestro objetivo no es el de rebajar u homogeneizar el mundo o el variado plantel de héroes que hemos creado según las preferencias de los usuarios. Hemos volcado nuestro corazón en el proyecto y eso sería un grave error actuar de tal manera."

El debate en torno a esta polémica no tardó en despegar y mientras que muchos apoyaban la idea de eliminar o sustituir la pose en cuestión argumentando, entre otras cosas, que "las niñas pequeñas que jueguen Overwatch pueden tomar como referencia ese tipo de actitud sexista", que "este tipo de pose de alto contenido sexual no encaja en un personaje risueño como Tracer pero sí en otro como Widowmaker" o que "este tipo de actitud no es propio de un personaje adolescente"; otro foco de críticas fue dirigido hacia un tuit que anunciaba la decisión del estudio de eliminar la pose de Tracer "por razones éticas".

El director del juego ha comunicado que nunca estuvieron demasiado contentos con la pose en cuestión Cabe recalcar que dicha cuenta no es una vía de comunicación oficial de Blizzard y es mantenida y dirigida por aficionados del proyecto. En el lado contrario, el de los usuarios en contra de la decisión, podemos leer que "Tracer tiene 26 años y su trabajo no es otro que asesinar gente" o la repetida afirmación de que otros personajes del juego tienen movimientos y poses realmente semejantes.

Sea como fuere, la solución final ha sido la que los usuarios demandaban y no se ha hecho esperar. Que el propio game director, de un proyecto de la talla de Overwatch y de un estudio de la envergadura de Blizzard, haya sido el encargado de comunicar la situación al respecto es algo digno de alabanza en los tiempos que corren en la industria. Además de la propia decisión, el seguir una vía de comunicación directa con la comunidad, sin barreras, es una decisión que todos deberíamos aplaudir.

Es una pena que sigamos con este tipo de situaciones en una industria que en la que, durante los últimos años, se han generado muchos debates en torno a lo sexista de un gran número de videojuegos: desde el papel de mera comparsa de Peach en la franquicia de Mario o la clásica situación de damisela en apuros hasta la sexualización exagerada de iconos como Lara Croft en títulos de antaño. Situaciones en las que ya ha sido colocado el foco (mucho han tenido que ver, pese a las diferentes polémicas, el trabajo y el mensaje de Anita Sarkeesian) y que, parece, poco a poco iremos dejando atrás. Es lo que toca en una industria como la del videojuego en pleno año 2016.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.