Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Se puede mantener contentos a los empleados siguiendo el ejemplo del CEO de LinkedIn?

Por el 3 de marzo de 2016, 19:01

El CEO de LinkedIn, Jeff Weiner, reparte su asignación de acciones anuales para mantener contentos a los empleados después de su desplome en bolsa.

¿Se puede mantener contentos a los empleados siguiendo el ejemplo del CEO de LinkedIn?
lantzilla/Flickr

El mundo de los empresarios tecnológicos se dibuja como uno de los más extraños de todos los tipos de ejecutivos que han pasado por alguno de los mercados bursátiles existentes. Los beneficios son importantes, pero no tanto. Los resultados de la empresa son importantes, pero no tanto. Lo que sí es importante, y mucho, es su equipo de empleados; sin ellos están perdidos. Y dada la gran oferta de grandes tecnológicas que existen ahora mismo, dispuestas a comprar fieles a golpe de talonario, mantener contentos a tus empleados es lo primero.

Con la presentación de resultados de 2015, LinkedIn se desplomó un 43% en bolsaEsto ha debido pensar Jeff Weiner, CEO de LinkedIn, que acaba de anunciar, según re/code, que cede 14 millones de dólares en acciones a sus empleados, renunciando así a su paquete de compensación anual. Los que que no han renunciado han sido los otros altos ejecutivos de la empresa, que han tomado parte de su porción de acciones según los documentos presentados a la Securities and Exchange Commission; hay cosas que, pese a movernos en el terreno de las tecnológicas (y startups, en definitiva) no cambian y parece ser que nadie está implicado en una empresa como su propio CEO. Sálvese quién pueda como se suele decir. Aunque también hay que decir que Weiner no pasará hambre de aquí a la próxima repartición de acciones: cuenta con acciones de la compañía por valor de 12,7 millones, más el valor de los papeles conferidos, más otras inversiones, más su patrimonio, más... Vamos, que no ha sido un sacrificio de manual, pero servirá para tener contentos de momento a su equipo de profesionales.

El problema para Weiner, y su equipo de directivos, pasa por las malas perspectivas a futuro; al igual que Twitter, la red social del mercado laboral tiene su propio via crucis de usuarios. Aunque no ha decaído en los últimos balances sí se están ralentizando su crecimiento, y unido a la sequía de novedades por parte del equipo creativo se ha creado el campo de cultivo idóneo para la situación que se les presentó con la publicación de los resultados del último trimestre de 2015.

Valor de las acciones de LinkedIn

Valor de las acciones de LinkedIn

En apenas minutos, LinkedIn se dejó el 43% del valor de sus acciones. O lo que es lo mismo: 14.000 millones de dólares que se fueron por el desagüe y que no tienen ninguna intención de volver por el momento, que uniéndose a las caídas recurrentes de Facebook y Twitter han pintado una escena de pánico para los inversores tecnológicos de Wall Street.

Lo siento Weiner, no has sido el primero

La tendencia de los líderes de tecnológicas repartiendo acciones para mantener a sus empleados con más pies dentro de las oficinas corporativas que fuera ya viene de lejos.

A través de un tuit, como no podía ser de otra forma, el fundador de Twitter Jack Dorsey anunciaba en octubre de 2015 que repartiría un tercio de sus acciones entre los empleados. Casi 214 millones de dólares para tener felices a sus ingenieros. El CEO de Lenovo, Yang Yuanqing, hizo lo propio en 2013 con 3,25 millones de dólares.

Recomendados