Tras la entrevista del pasado diciembre, Charlie Rose ha tenido la oportunidad de sentarse junto a Ive para acercar a la gente qué hace de Apple ser Apple y el rol que tiene el diseñador en la identidad de la compañía.

Comenzó la entrevista preguntando cual era la identidad de la empresa más valiosa del mundo. Cómo veía el jefe de diseño que su trabajo fuese el mayor negocio que ha existido al crear algo que tanta gente quiere.

“Hay negocio en esto, pero tenemos muy claras las jerarquías," asegura Jony Ive. "Así que, esperamos que el cuidado que ponemos en lo que hacemos tenga sus consecuencias.

"Nuestro trabajo no es hacer a Apple ganar dinero, nuestro trabajo es intentar hacer lo mejor de lo mejor" Confían, dice Ive, en que, si los productos son increíbles y somos competentes en nuestro trabajo y en cómo los describimos, estos serán atractivos, vendidos y, eventualmente, haremos dinero gracias a ellos".

Ive explica que sus declaraciones puede sonar a una simplificación, algo fácil gracias a su posición ventajosa en la industria; pero asegura que es lo que establecieron como su objetivo en los noventa cuando la compañía iba mal. "Para nosotros el objetivo no era revertir la tendencia. Si hubiésemos hecho eso habríamos gastado menos e intentado ganar más, en cambio, lo que hicimos fue dejar de hacer productos que no fuesen fantásticos y enfocarnos en hacer sólo productos fantásticos para el consumidor." relata el diseñador.

Charlie quiso saber más acerca de ese objetivo tan claro y le preguntó si se estableció con el regreso de Jobs a la compañía. "Sí, Steve Jobs fue el que determinó con exactitud los objetivos que debería tener la compañía," dice Ive, "No era una solución, sino tomar un punto de vista diferente y más preciso del problema que teníamos. Tuvo mucho coraje para decir que el objetivo no era dejar de perder dinero, sino hacer productos geniales cueste lo que cueste. Eso no es la reacción natural a esa situación, lo lógico hubiese sido intentar gastar menos dinero y salvar la compañía."

Para Ive la clave fue el lenguaje empleado por Steve al describir el problema de la empresa: fue muy "cuidadoso y concreto al describirlo, usó palabras que definían con una increíble precisión el problema y los procesos para solucionarlos." relata Ive.

Jony se hizo rápidamente muy amigo de Steve. El diseñador cree que fue gracias a la manera en la que interpretaban lo que veían sus ojos. "Cada uno tiene una manera distinta de interpretar lo que le rodea. Es algo que depende de nuestra cultura, aprendizaje, experiencia y sensibilidad. Cada uno lo ve de una manera, pero Steve y yo nos dimos cuenta de que prestábamos atención a los mismos detalles." le contó Jony Ive a Charlie Rose.

Este punto, para el tan importante, cuenta con una anécdota curiosa. Cuando Jobs y él estaban de compras en Italia, Jobs cogió un cuchillo y Ive pensó que era fantástico. Examinándolo, se dio cuenta de un diminuto cambio de brillo entre el mando y el metal: era pegamento. Para él ya no era un cuchillo, sino un metal pegado a un mando. Eran el tipo de pensamientos que guardaba para sí mismo al pensar que nadie sería tan fanático y obseso de esos detalles, pero Jobs le dijo exactamente eso. Los dos estaban pensando en ese detalle.

"Steve Jobs era un gran crítico" Jony Ive cree que es en parte artista, diseñador, constructor y artesano. Es una mezcla. Pero más allá, asegura estar cómodo al ser sorprendido y al estar equivocado. “Soy el primero en alzar la mano cuando algo que había pensado que era lo correcto no lo es.” Dice que es porque “ahorra mucho tiempo, los dogmas desperdician mucho tiempo.”

Alabó el carácter crítico de su amigo Jobs y la influencia que tuvo en los productos que realizaron y, por ende, en el rumbo de la compañía: "Steve Jobs era un gran crítico. Si te preocupan los productos tienes que ser muy muy explícito y claro al criticar una característica o diseño." además, tal y como relata, le enseño a ser más y mejor crítico con los diseñadores de su estudio: "Me enseñó a ser crítico, a que las relaciones personales no afectasen a los juicios de valor sobre el trabajo de alguno de nuestros diseñadores. Me dijo que si me preocupaba por los productos, tendría que ser lo más claro y directo posible con las críticas y eliminar las emociones personales. La crítica es una parte fundamental de lo que hacemos.”

"Los productos que hacemos son manifestaciones de nuestros principios y describen quienes somos."El diseñador hizo hincapié en el cuidado que la compañía pone en la realización de sus productos: "No hacemos nuestros productos esperando que los consumidores sean conscientes de todos los problemas que hemos tenido que solventar en el proceso, sino para que sientan la profunda dedicación que hemos puesto y que no tendríamos por qué haber puesto. Se hubiese encendido y funcionado igual, pero vamos muy por delante de eso. Siempre recorremos una milla más de los necesarios en todo lo que hacemos."

Como por ejemplo el famoso packaging del iPod, iPhone y otros productos muy populares: "Invertimos mucho tiempo pensando en las cajas de nuestros productos. No son una simple protección, es lo primero que ven nuestros clientes. A veces estamos días y días trabajando en detalles que tal vez nadie apreciará, pero lo hacemos porque sabemos que es lo correcto. Y me encanta trabajar con personas que piensan así. Sé que aunque muchas cosas no se vean de nuestro trabajo la gente lo acaba sintiendo. Mi experiencia dice que todo se siente."

David Sims

El señor Rose, concluyendo con la entrevista, preguntó al jefe de diseño qué don era el que tenía en cuenta cuando un joven diseñador tocaba la puerta de Apple. Para Ive, más allá de su portfolio, lo importante es cómo ven el mundo, cómo actúa su sensibilidad con el entorno que los rodea. Qué logran ver, cómo pueden desde la idea más general concentrarse en el más mínimo detalle.