Iñárritu y otros asistentes a la ceremonia de los Oscar sí aplaudieron a Jenny Beavan cuando ganó el Oscar y procedió a dar su discurso de aceptación, a diferencia de las decenas de artículos y millones de quejas en redes sociales basadas en un video de literalmente cinco segundos:

Muchas cosas se han dicho a partir de esa imagen, desde acusaciones de machismo hasta posibles teorías de que la negativa al aplauso tiene relación a una supuesta falta de respeto a la ceremonia. Pero si obsevamos imágenes de unos segundos después se puede observar a esas mismas personas aplaudiendo:

Era realmente extraño que una persona como Alejandro González-Iñárritu, quien dio un discurso a favor de las minorías y a no discriminar a las personas por su aspecto, negara aplausos a una persona tan talentosa como Beavan sólo por vestirse diferente.

De hecho, al respecto, Iñárritu he hecho una declaración pública sobre el no-incidente que deja perfectamente clara su posición:

Creo que Jenny Beavan es una diseñadora de vestuario increíble y muy merecedora de un Oscar por Mad Max Fury Road. Sugerir que yo he sentido algo que no sea admiración es mezquino y falso. Lo que no se ve en el video que está circulando de unos pocos segundos es mis aplausos mientras Jenny sube las escaleras hacia el escenario.

Lamentablemente la masa enfurecida no rectificará.