Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

Las tecnológicas también pisan el freno con la compra de startups

Por el 15 de marzo de 2016, 10:19

Las grandes tecnológicas, que han bajado su ritmo de inversión en startups, también han parado el nivel de compras de la mismas ante la espera de las mejoras del panorama financiero.

Las tecnológicas también pisan el freno con la compra de startups
Naypong:Shutterstock

Hay una gran controversia respecto al futuro que le depara a cada una de las startups que tienen éxito. Unos optan por hacerlas grandes y transformarlas en multinacionales que intenten cotizar en bolsa y, si es posible, absorber a sus competidores. Otras se mantienen en el equilibrio de la sostenibilidad durante toda su vida útil. con un tamaño pequeño pero positivo. Y por último, están aquellas que optan por ser compradas; en este caso, cuanto más grande sea el comprador y más renombre tenga mucho mejor. De esta cuestión depende el futuro de ese emprendedor para su próximo proyecto, tanto a la hora de encontrar adeptos como para granarse rondas de financiación. El problema es que muchas de esas compras tienen como objetivo hacerse con la competencia para terminar cerrándola a medio plazo.

Sin embargo, y al igual que está pasando con el sector de las inversiones en tecnológicas, estamos viendo como los ánimos de la división de compras de esas mismas grandes empresas, que tanto invierten en startups, se han puesto de acuerdo y se han relajado a la hora de añadir startups prometedoras a sus filas. Y esto es muy malo: estas jóvenes, pero influyentes, corporaciones marcan el ritmo de todo un sector financiero.

startups compradas grandes tecnologicas

Amazon, históricamente muy relajada en sus adquisiciones, ha seguido una estrategia contraria a la de sus compañeros tecnológicos y ha subido en compras. En contra de la teoría de que al tratarse de una empresa de comercio electrónico podría centrarse en startups del sector, estos han vuelto a romper esquemas. Entre sus compras destacan alguna plataforma para amantes de los videojuegos como Twitch, muchas dedicadas a la edición de vídeo o una traductora (Safaba). ¿El objetivo de todo esto? Amazon nunca lo dice, por lo que intuimos que forma parte de una diversificación de la compañía a la hora de obtener beneficios futuros. Otras, las realizadas ya en 2016, tienen un poco más de coherencia respecto a la compañía: las soluciones en la nube de Nice o la plataforma de pagos de Emvantage. Pero sin duda el que más puntos se ha llevado ha sido Microsoft con dieciocho compras en total en 2015, principalmente basadas en empresas dedicadas al desarrollo de apps y software: hacerse con las fabricantes de los software que están, o estarán, de moda es esencial. Y 2016 apunta a maneras con otro gran número de incorporaciones entre las que destaca la versión de Minecraft para la educación.

Twitter y Yahoo han sido los más afectados por el enfriamiento del mercado de inversionesApple ha estado muy enfocada a la compra de empresas de reconocimiento facial y realidad virtual como Emotient, Faceshift o Privaris, lo cual indica, de forma muy remota eso sí, cuáles son las intenciones de la compañía de la manzana de aquí a unos años. Sigue siendo una tecnología muy incipiente, por lo que estar en el inicio de la misma es importante. Sin embargo, Apple también ha rebajado el ritmo de compras.

Facebook, descendiendo desde 2013, ha iniciado 2016 solo con una compra de MSQRD, la más reciente de todas hecho. Facebook no cuenta con ningún patrón de compras; bien puedes encontrarte una desarrolladora de apps como Wit.ai o Teehan+Lax, el ecommerce de TheFind y una empresa de comunicaciones rurales con Endaga. Google, por su parte, que alcanzó en 2014 su máximo de operaciones, difícilmente iba a poder recuperar ese puesto de líder, pero su imperio es inmenso puesto que no deja de ser la empresa con uno de los fondos más activos del panorama tecnológico.

Twitter, que pese a bajar el número de compras respecto al año pasado a tenor de sus resultados, consiguió comprar Periscope, muy enfocada a maximizar los beneficios de su audiencia; pero el ritmo de caída que se dibujó en el balance anterior se mantiene: 2016 sigue ausente de adquisiciones. Ya imaginamos por donde van los tiros.

Y finalmente Yahoo, donde nada anda bien., ni las compras si quiera. Tan mal, que en vez de comprar venden partes de si mismos. Con la compra de Polyvore, una startup de moda, empezó y terminó 2015, y ni que decir tiene que 2016 aún no lo ha inaugurado. El brillo con el que resplandecía su cartera de compras allá por 2014 parece que se ha apagado por completo.

Recomendados