2015 fue, probablemente, uno de los mayores años en lo que se refiere mejoría de la fotografía móvil. Todo el mercado evolucionó en el período, pero el salto de Samsung con la cámara del Samsung Galaxy S6 fue el más grande experimentado en la familia desde el del primer Galaxy al Galaxy S2. Con el Note 4, Samsung ya consiguió una cámara de gran calidad respecto al Galaxy S5, pero aún faltaban detalles como la velocidad o el rendimiento en baja luz. Todo ello llegó en la espectacular cámara del Galaxy S6. Con el Samsung Galaxy S7 y el S7 Edge, la mejoría es aún mayor. Repasemos cómo se ha logrado.

Píxeles de mayor tamaño

En fotografía digital se lleva afirmando desde los comienzos que los megapíxeles no son el valor más importante. No se pone en duda que la nitidez extra que aporta más resolución sea útil, pero en esta era en la que las fotos no se imprimen y en la que la mayoría o se almacena o se comparte en redes sociales, lo más importante es obtener una fotografía luminosa en cualquier situación, con buen contraste y rango dinámico, sin importar el tamaño de la imagen.

Sabiendo que los megapíxeles sólo marcan las resolución, Samsung ha optado por reducir su número para conseguir capturar mucha más luz.

Por ello, bajar de 16 a 12 megapíxeles es una gran noticia en el Samsung Galaxy S7. Además de tener un sensor algo más grande que el del Galaxy S6 (de 1/2.6" se pasa a 1/2.5"), la bajada de resolución hace que los píxeles sean más grandes. Y el tamaño de los píxeles determina la luz que captan el sensor. Por ello, pasando los píxeles de 1.12 μm en el Galaxy S6 a 1.4 μm del Galaxy S7, se obtiene un 95% más de luz.

Para ver lo que conseguimos, os dejamos con una fotografía comparativa hecha sin flash en el MWC en una sala con muy poca luz. A la izquierda, Samsung Galaxy S7, y a la derecha, iPhone 6s Plus.

Galaxy S7 vs iPhone

f1.7, la mayor apertura en smartphones

Apertura Galaxy S7

Otro gran detalle de la cámara del Samsung Galaxy S7 que contribuye enormemente a ese 95% adicional de luminosidad sobre el Galaxy S6 que tanto ayudará en escenas nocturnas o de interiores con poca luz, es la apertura f1.7 que aquí se estrena, bajando de otra gran cifra como era f1.9. Sólo con este detalle se consigue un 25% más de brillo, pero la mayor apertura no sólo trae esto, sino una gran ganancia en profundidad de campo. Esto nos da la capacidad de hacer macros con desenfoques muy pronunciados, incluso mejores que este que vemos a continuación (del Galaxy S6).

El enfoque más rápido

Dual Pixels

Aunque las cámaras de los smartphones sigan estando lejos del rendimiento que ofrecen las réflex, por la incapacidad de montar sensores tan grandes o lentes de la calidad que permiten sus cuerpos, sí que es posible tomar sus tecnologías para llevar la fotografía móvil un paso más allá. Un gran ejemplo de esto es el autoenfoque que consigue la cámara del Samsung Galaxy S7 gracias a los Dual Pixel, una tecnología que hasta ahora sólo veíamos en cámaras profesionales de fotografía y cine.

Dual Pixels enfoque

Lo que se consigue con Dual Pixel, como vemos en el ejemplo, es capturar la luz con dos sensores separados para ajustar el enfoque. Así, frente a el 1% de píxeles utilizados en la detección por fase y contraste del Galaxy S6, aquí es el 100% el que se encarga de eso: De esta manera conseguimos en el enfoque más rápido en un smartphone, siendo 3 veces más rápido que el del Samsung Galaxy S6. En el siguiente vídeo tenéis una gran demostración de la velocidad.

Otras funciones para completar la experiencia

Para los amantes de los selfies también hay novedades. Aunque el sensor sigue teniendo una resolución de 5 megapíxeles, la apertura también sube hasta f1.7, por lo que la luz captada también será bastante superior respecto al modelo anterior.

Además, ahora Samsung incluye un modo llamado Selfie Flash, que utiliza la pantalla como flash gracias a su gran nivel de brillo. Aunque los selfies que toma por defecto ya tienen un gran ángulo, el mode Wide Selfie consigue ampliarlo hasta los 120º para que quepa mucho más en una toma.

Así son los selfies panorámicos del Galaxy S7.
Así son los selfies panorámicos del Galaxy S7.

Por último, tenemos los modos Hyperlapse, con el que podemos hacer timelapses similares a los que hemos visto en Instagram, con una estabilización increíble y Motion Panorama, modo con el que dejaremos de tener el problema de que las fotos panorámicas sólo se puedan realizar si los objetos o la gente que aparece se encuentra inmóvil. Su objetivo es exactamente el contrario: según hacemos swipe en las fotos podemos ir viendo cómo se han ido moviendo las distintas partes capturadas.