Malas noticias, no tanto para Dropbox a corto plazo como para los últimos inversores que han llevado de la mano a la compañía en su última ronda de serie C. Y es que según cuenta en Buzzfeed News, EquityZen venderá acciones comunes de la compañía en el mercado secundario a un descuento del 34% sobre la última valoración, tras la inyección de capital de enero de 2014, que valoraba cada acción común a un precio de 19,10 dólares para los grandes inversores que participaban.

Ahora, y con esta operación de mercado, autorizada por la compañía, hace que su estructura de valoración aumente la presión sobre una posible salida a bolsa, y por extensión, sobre su precio de cotización. En enero de 2014, la valoración por Equity de la compañía cifraba el precio de la acción común en 19,10 dólares, un precio un 34% superior al que se va a ofrecer en el mercado secundario, a 12.60 dólares la acción, todo en ciernes de una posible OPV de acciones no cotizadas que empujaría el valor inicial al de cotización del secundario.

Esta operación hunde la valoración de Dropbox de hace un año, y pone en desventaja a los inversores institucionalesAdemás, al problema de Dropbox de cara a una posible OPV en los mercados cotizados está en la valoración de Box, el único referente por tamaño, sector y tipo de compañía cotizada actualmente. En términos generales, las acciones de Box han ido cayendo sistemáticamente hasta un 47% desde la referencia a cierre del día de su debut en bolsa a principios del año pasado, y para Dropbox, con un modelo de negocio similar, con menos atracción pro el mercado corporativo, los analistas esperan incluso caídas mayores en caso de llegar a público, razón de más por lo que la compañía ha querido mantenerse como capital exclusivamente privado sin cotizar.

El problema es además mucho más grave, puesto que los inversores que acudan a la oferta dentro del fondo de EquityZenn están en una clara desventaja respecto a los institucionales o a los futuros participantes en una OPV: los documentos presentados por EquityZen para la oferta no contienen ninguna información confirmada sobre la salud financiera de Dropbox, y ni siquiera incluyen una previsión de flujos de caja para los siguientes trimestres fiscales, todo son referencias a documentos y fuentes externas de webs que suelen recoger este tipo de información que, a parte de ser inexacta, está sin auditar, como es lógico, y hacen referencia a movimientos pasados.

Las cosas en Dropbox no están para tirar cohetes tras los últimos movimientos de la compañía, y acciones de este tipo no hacen más que empeorar la imagen de la compañía de cara una posible OPV.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.