A pesar de que el Wi-Fi consume menos que las conexiones móviles, los avances en la tecnología inalámbrica para reducir el consumo de los terminales móviles siguen sin prisa pero sin pausa. Los saltos entre generaciones y especificaciones del Wi-Fi siempre han traído consigo un menor consumo de recursos, pero lo cierto es que hasta ahora no se había presentado nada como lo que ofrece el Wi-Fi Pasivo o Passive Wi-Fi.

Esta nueva tecnología, creada por un grupo de investigadores de la Universidad de Washington, permite la generación de redes Wi-Fi que no consumen casi energía a la hora de transferir datos, pues traspasan ese consumo a un sistema de transmisión que va conectado directamente a la red eléctrica en vez de ir dentro del terminal móvil, además de que, según sus creadores, este sistema usa 10.000 veces menos energía que los métodos convencionales manteniendo velocidades de transferencia de hasta 11 megabits por segundo a una distancia de 30 metros.

Lo más interesante es que es totalmente compatible con los estándares Wi-Fi existentes, por lo que no es necesaria una nueva especificación, algo que permite mejorar la eficiencia de los dispositivos de Internet de las Cosas sin incurrir en costes al esperar a nuevos desarrollos.

Todavía es una tecnología en desarrollo e investigación, pero sin duda augura un futuro muy prometedor para los dispositivos móviles.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.