Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

2015 fue el peor año en inversiones para la industria del videojuego

Por el 1 de febrero de 2016, 19:19

La inversión en capital corporativo en la industria del videojuego cayó en 2015 hasta mínimos de 2010 tras la fiebre de los eSports.

2015 fue el peor año en inversiones para la industria del videojuego
Flickr Joi Ito

Desde 2010, la industria del videojuego, en línea con el auge del móvil y de los eSports, ha venido experimentando un auge de compras, fusiones, adquisiciones y operaciones de capital corporativo (M&A) como nunca se había visto. Compañías de software, grandes desarrolladoras de videojuegos o simplemente firmas de capital riesgo, han estado invirtiendo constantemente en la industria a golpe de compra sorpresiva.

En principio, el auge de los MOBA, que cogió por sorpresa a una industria que ahora no puede vivir sin ellos, impulsó un nivel de adquisiciones brutal que tuvo su máximo apogeo entre 2013 y 2014, años en los que operaciones como las de Amazon/Twitch o Microsoft/Mojang, o Zynga en forma de IPO, se llevaron la palma en un frénesis de M&A sin mesuras en el que parecía que todo valía, siempre y cuando te pudieses hacer con una parte grande del pastel que estaba (y está) llamado a ser el futuro de ocio de los más jóvenes del lugar. ¿Quién no querría estar en ese mercado?

Los MOBAS fueron los títulos que más capital movieron en los últimos añosLos MOBAS volvieron locos al mercado. Webs eróticas queriendo patrocinar equipos, grande desarrolladoras comprando las ligas mayores de eSports... tiempos complicados para los más pequeños de la industria que vieron como los grandes actores se hacían con un gran número de empresas, todo a un nivel solo comparable a la transformación que sufrió Las Vegas (por la similitud con el juego) cuando las grandes corporaciones se empezaron a hacer con la mayoría de casinos por allá en los 80s, y convirteron la ciudad en la Disneyland de los mayores.

Pero con el tiempo, y con suficiente dinero en activos potencias esperando un rédito que solo unos pocos han conseguido, este frénesis de inversión en la industria, el auge del M&A, ha caído en picado. Lejos quedan las operaciones como la compra de NCsoft por 688 millones de dólares, la de GameABC.com por 500 millones o más de 5000 millones que se movieron en fusiones, OPVs o adquisiciones solo en el primer trimestre del año 2014:

Global Games Investment Review 2014 Q1 Update de Digi-Capital

Global Games Investment Review 2014 Q1 Update de Digi-Capital

El frenesí se ha terminado, el dorado que prometían los MOBAS de cara a una monetización a base de micropagos y del f2p se ha quedado casi en exclusiva en manos de Valve y Riot. Tanto es así que el sector del M&A ha perdido en tan solo un año, el 81% del volumen que se movió anteriormente. 2015 ha sido el año de la resaca en la industria, y uno de los años en los que el nivel de inversión volvió hasta el de 2010.

Y es que el valor total en dólares movidos por inversiones en juegos, en acciones de compra de capital e inversión, a través de OPIs y OPVs, cayó cerca del 81% y se quedó en cerca de 5000 millones en 2015, frente a los más de 25000 millones que la industria movió en operaciones de este tipo solo en 2014. En el reparto, la inversión en compañías de videojuegos cayó en valor agregado cerca del 30%, mientras que las operaciones de M&A cayeron en más del 75%.

Global Games Investment Review 2015 de Digi-Capital

Global Games Investment Review 2015 de Digi-Capital

Lo peor de todo es que para el historial de 2015 se deja fuera la compra de King por Activision por 5900 millones en noviembre, y que no está cerrado todavía en términos de inversión, todo ello mezclado en coctelera de las compañías de videojuegos con la cotización agregada más baja de los últimos años. En este sentido, los pocos más de 1000 millones en inversión y participación directa que se movieron en 2015, más allá de otro tipo de operaciones, se fueron para (de nuevo) los juegos móviles, los eSports y VR.

¿Y ahora qué? El sector sigue siendo optimista en términos de inversiones. A pesar de que está todo vendido en MOBAS, y existen pocas propuestas interesante que puedan mover grande volúmenes de capital al nivel de Mojang, el capital riesgo tiene sus esperanzas en el pujante segmento de la realidad virtual, la nueva guerra que se está librando entre las diferentes plataformas con Oculus liderando la batalla.

¿El problema? Facebook ya hizo sus pinitos con Oculus y se hizo con la compañía por 2.000 millones de dólares. ¿Sabéis cuando? Exacto, 2014: el año dorado de la industria en términos de M&A. HTC y Valve han movido ficha, y Sony ya tiene su producto. Poco queda que rascar en el que, de nuevo, va a ser el futuro del ocio.

Recomendados