No suele ser lo mío aquello de ejercer de abogado del diablo y, de hecho, me veo más veces denunciando las muchas y muy diversas prácticas de dudoso honor que ejercen las compañías en la industria del videojuego. Pero, en este caso, tengo la sensación de que se está llevando demasiado lejos el reciente anuncio de Bethesda en relación al pase de temporada de Fallout 4.

Para los despistados, la compañía anunció la pasada semana los primeros tres bloques de contenido descargable llamados a llegar durante los próximos meses, estrenándose el primero en marzo. Contenido incluído en un pase de temporada anunciado antes de que el juego llegara a las tiendas y con un precio fijado, en las mismas fechas, de 29,95$. Ahora, acompañando a la información sobre los primeros DLC, se le unió la llamativa noticia de que el season pass pasará a costar 49,95$ a partir del próximo 1 de marzo.

El pase de temporada pasa de costar 29,95$ a 49,95$

Lo evidente es que, no hay discusión, 50$ por un pase de temporada es un precio demasiado elevado. Ya, hace unos meses, Batman: Arkham Knight presentó un precio semejante y no caló demasiado bien entre los aficionados. Pero más allá de eso y de la repentina subida de precio hay varias lecturas que, a mi parecer, Bethesda se merece que tengamos en cuenta.

Ya conté aquí que Fallout 4 me decepcionó al introducir con estrépito ciertos cambios del todo innecesarios pero la trayectoria de Bethesda en la industria es de esas a las que es difícil ponerles pegas. Y sí, para concretar, echamos un ojo a su curriculum de contenido descargable, ahí se encuentran en el Olimpo de la industria. Es fácil recordar ese tropiezo que fueron las armaduras para caballos pero las expansiones (porque aquí sí podemos usar dicho término) de Oblivion, Fallout 3 y Skyrim son para quitarse el sombrero en cuanto a contenido y variedad; a día de hoy, Shivering Isles sigue siendo una de las mejores expansiones jamás creadas.

Es por ello que, lo primero, dudar de que el contenido que Bethesda ofrezca durante 2016 vaya a justificar ese incremento de precio me parece un tanto precipitado. Máxime cuando, prometen, seguirán la tónica instaurada con Skyrim y añadirán novedades y cambios de peso como el modo supervivencia de forma totalmente gratuita. Además de que el tercer descargable anunciado, Far Harbor, se desarrollará en el terreno más extenso que hayan creado jamás para un DLC.

Lo que escama aquí es, claro, ese anuncio de subida de precio inesperado. ¿Acaso no deberían haber hecho los deberes y establecer un precio definitivo antes del lanzamiento? Aquí ese inconformismo tan atávico vuelve a hacer acto de presencia: cuando un pase de temporada es anunciado y detallado meses antes del lanzamiento del juego surge la lógica queja sobre la antelación con la que se piensa en cómo seguir sacando dinero el consumidor en lugar de añadir más contenido al producto final; por el contrario, si se tardan varios meses en definir dicha estrategia y aportar precio e información, tampoco desaparece el problema. ¿El fallo de Bethesda? Quedarse en terreno de nadie y anunciar con antelación algo que no habían definido del todo.

Ojo, es totalmente comprensible la inconformidad pero siempre hay que tener en cuenta que, hasta el próximo 1 de marzo, el precio seguirá siendo el anunciado originalmente, consiguiendo por 29,95$ contenido por un valor mucho mayor. Techland siguió una estrategia idéntica con su política de contenido adicional para Dying Light y, con la Enhanced Edition en la calle, me parece bien difícil que alguien pueda ponerle pega alguna.

En el caso de Bethesda, parece que había dos vías de actuación: en el caso de tener más y mejores ideas para el contenido descargable venidero, a la hora de elegir qué y cómo distribuirlo. La primera, quizá la más lógica, mantener el precio y el contenido previsto en origen para el pase de temporada para, después de tener todos los añadidos en la calle, publicar otra suerte de pase de temporada o los DLC/expansiones por separado. Algo así ha ocurrido con los últimos Battlefield, llegando al final muchos más paquetes de contenido adicional de los incluídos en el season pass.

La trayectoria del estudio en lo que a DLC se refiere es excepcional

Por el otro lado, evidentemente, el haber aparcado cualquier otra idea y haber seguido con lo anunciado en origen hubiera sido lo óptimo de cara a no generar ningún revuelo u opinión negativa alrededor del que, a día de hoy, es el título peor valorado del estudio en los últimos veinte años.

Pero aquí es cuando, de nuevo, creo que tenemos que atender a la trayectoria de Bethesda. ¿Recordáis Fallout 3? Recibió cinco DLC que aportaron una cantidad y variedad de contenido excepcional a un juego que ya, como es costumbre en el estudio, parecía rebosante de todo ello. Ahora, los tres paquetes anunciados (Automatron, Wasteland Workshop y Far Harbor) parecen, de nuevo, ir por vías bien distintas y, más allá de nuevos ítems e historias, prometen apostar por nuevas mecánicas jugables.

En mi caso, me encantará ver qué es lo que prepara Bethesda más allá de lo anunciado, con alrededor de un año de desarrollo por delante. Sí, la decisión de aumentar a la friolera de 49,95$ el pase de temporada no es la decisión más popular pero, conscientes de que Fallout no ha calado entre el público y la crítica como sus últimos lanzamientos y, más ahora, envueltos en polémica, seguro se esforzarán al máximo por ofrecer un contenido que sirva para calmar las aguas.

Catalogar esto como “el principio del fin de la industria” o “la última decisión catastrófica en lo que a DLC se refiere” me parece un tanto injusto. No es algo que debamos aplaudir pero, vistos los precedentes y las circunstancias, creo que Bethesda se merece el beneficio de la duda. Deben ser muy conscientes de que de su desempeño en esta situación puede depender el futuro éxito o fracaso de su futura política de contenido adicional. El tiempo y los jugadores dictarán sentencia.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.