Las grandes firmas chinas de la industria de las comunicaciones están en máxima alerta con el caso de Apple vs el FBI. Solamente Huawei se ha pronunciado a favor de Apple, y es que las cosas en casa no están como para ponerse a defender a nadie públicamente. Una defensa de la privacidad de los usuarios, o favor del gobierno federal estadounidense, podría salir muy caras a las compañías chinas en su país natal y fuera.

Hemos invertido mucho en la privacidad, y la protección de la seguridad es clave. Es muy importante para el consumidor.

Así afirma Richard Yu, el director de la parte de tecnología de consumo de Huawei, en declaraciones recogidas por Reuters. Continúa el propio Yu:

"Hay algunas cosas que los gobiernos piden que no podemos hacer", hablando de un smartphone Android cifrado, "Son cosas importantes para el consumidor, para la protección de su privacidad".

Apoyo genérico, pero apoyo al fin y al cabo. Es lo máximo que vamos a conseguir de una gran empresa china de telecomunicaciones. Siendo sinceros ¿qué van a decir? No podemos esperar nada similar a "El FBI se equivoca", o una contra con "La privacidad de los usuarios es secundaria, hay que acabar con el terrorismo".

Llega la hora de implementar la infraestructura del 5G. Huawei y ZTE optan por permanecer en silencio para contentar a los gobiernos estadounidense y chino

Pero otros grandes fabricantes y proveedores de servicios chinos que operan fuera del país asiático han preferido hasta ahora no hacer declaraciones. El silencio es clave en China, con un gobierno mucho más restrictivo en cuánto a derechos y libertades que Estados Unidos. El sistema de partido único permite al ejecutivo amplios poderes sobre las compañías que califica como estratégicas, y no van a dudar dos veces en censurar cualquier tipo de declaraciones que se desvíen de la línea oficial o que compliquen las relaciones diplomáticas a través del Pacífico.

No solo les esperan problemas en China, ZTE y Huawei quedaron fuera de las ventas de los principales operadores de telefonía en Estados Unidos en 2012 tras un informe de la Casa de Representantes en el que se citaban las posibles amenazas de las dos compañías a la seguridad estadounidenses por las relaciones de ambas con el gobierno chino. Huawei, como comentábamos en el artículo sobre su crecimiento, ha mantenido operaciones secundarias con operadores regionales, pero el crecimiento y nivel de ventas obtenido es marginal comparado con el que podrían obtener de estar presentes en las estanterías de las tiendas de Verizon, AT&T o Sprint.

Desde entonces, ambas compañías llevan presionando al gobierno norteamericano para que rescinda estas preocupaciones y puedan volver a operar como vendedores de tecnología de consumo, pero casi tan importante, como vendedores de infraestructura de telecomunicaciones, donde rivalizan con la estadounidense Cisco y las europeas Siemens, Ericsson y Nokia-Alcatel. Llega la hora de empezar a instalar la infraestructura para el 5G, y el mercado americano dotará de miles de millones de dólares de ingresos para las compañías que participen en su creación. Quedarse fuera sería terrible.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.