La respuesta que Apple dará al Congreso sobre el iPhone de San Bernardino

La disputa entre Apple y el FBI está siendo el tema candente de 2016, tanto que el asunto, lejos de enfriarse, ha ido escalando en dimensión y proyección política y, mientras se resuelve o no el caso del iPhone de San Bernardino, el debate ha llegado al Judiciary Committee, el comité permanente del Congreso de los Estados Unidos que encarga de supervisar la administración de justicia en los tribunales federales, en el que Apple declarará mañana sobre la petición del FBI.

A pesar de que tanto Cook como parte de la industria tecnológica ya se ha posicionado sobre el tema, esta vez le toca al turno a Bruce Sewell, senior vicepresidente de asuntos legales de la compañía, que planteará al comité algunas de las cuestiones sobre las que Cook ha sido bastante crítico, tanto en su carta abierta, como en el memorándum interno que se envió a los empleados de la compañía y que se basan principalmente en tres pilares:

  • ¿Debemos poner un límite a la tecnología que protege nuestros datos, y por tanto a nuestra privacidad y a nuestra seguridad, a pesar de que los ataques cibernéticos son cada vez más sofisticados?

  • ¿Debemos permitir que el FBI pueda detener a Apple, o a cualquier otra empresa, ofrecer al pueblo estadounidense el producto más seguro que se pueda hacer?

  • ¿Tiene el FBI el derecho a obligar a un empresa crear un producto que no existe o que siga las especificaciones exactas del FBI o sea para el uso del FBI?

Junto con estas cuestiones, que eran las esperadas dentro del asunto que, como decimos, está adquiriendo tintes de sentar un precedente determinante para el futuro de los derechos de los usuarios, Business Insider ha presentado el discurso completo de Bruce Sewell a la corte, y hay algunas cosas muy interesantes:

El FBI ha solicitado a un tribunal la petición de algo que no tenemos. Crear un sistema operativo que no existe, porque sería demasiado peligroso. Están pidiendo una puerta trasera en el iPhone, en concreto construir una herramienta de software que pueda romper el sistema de cifrado que protege la información personal en todos los iPhone.

Como les hemos dicho, como hemos dicho al público americano, la construcción de esa herramienta de software no afectaría sólo un iPhone, debilitaría la seguridad de todos ellos. De hecho, la semana pasada el director Comey advirtió que probablemente el FBI utilizaría este precedente en otros casos relacionados con otros teléfonos. El Fiscal Vance también ha dicho que planea el uso de esto en más de 175 teléfonos. Todos estamos de acuerdo que esto no es sobre el acceso a un solo iPhone.

Como vemos, los tintes de tema ya sobrepasan el iPhone de San Bernardino e incluso los 12 iPhones que se filtraban hace unos días y eran susceptibles de ser sometido a este sistema de bloqueo que busca el FBI. Apple tiene ahora que defender una postura que sin duda es la de toda la industria, pero de momento va a tener que hacerlo sola. La de mañana no es solo una oportunidad para sentar la postura de Apple, es la oportunidad para garantizar los derechos de los usuarios en el futuro.

Recomendados