Android Wear se estanca mientras el Apple Watch se come el mercado
Las correas del Apple Watch de Hermès, se venden a más de 1.000 € cada una. Pero también incluso las de 60 € tienen unos márgenes altísimos.

Es indudable que, a pesar de ser un producto tan limitado y de las dudas que tenía el público y analistas al inicio, el Apple Watch está siendo un éxito de ventas y está dejando a la competencia directa alejada.

Aunque Apple no da cifras, las estimaciones para todo 2015 están empezando a llegar, y parece claro que el Apple Watch ha sorprendido en ventas, quizá incluso a la propia Apple. El smartwatch de Cupertino no fue lanzado hasta finales de abril, así que el recorrido realmente han sido 8 meses del año completo, lo cual no ha evitado que se convierta en líder indiscutible del mercado, y ponga en evidencia las estrategias del resto del sector.

El Apple Watch lidera el mercado de smartwatches mundial de forma holgada.

El Apple Watch lidera el mercado de smartwatches mundial de forma holgada.

El mercado de smartwatches va contracorriente y no bajan de precio, y los dispositivos con Android Wear no gozan de la principal fortaleza de los smartphones Android: el precio. Alguien que compra un teléfono de 200-300 € —el precio del teléfono medio con Android está en los 220 euros— no está dispuesta por norma general a gastarse a comprar un smartwatch, y menos a los precios actuales. En Android Wear, Lenovo (Motorola) y Huawei siguen siendo los más vendidos según un informe de Strategy Analytics publicado en octubre.

La situación actual es más un fracaso de Android Wear, desconocido para el público general, que un triunfo del Apple Watch. Pero es Apple la que ha sabido entender bien el mercado

Mientras tanto en el campamento de Apple, el iPhone no deja de subir de precio. Cada año el total de iPhone vendidos tiene una media de precio superior. El Apple Watch, arranca en un precio muy inferior, cercano a la mitad del precio del iPhone y es más apto para sus compradores en comparación. Aún así, Apple y Best Buy ofrecieron una rebaja de 100 dólares en su modelo Sport que seguro ha influido en las ventas.

Prefiero mirar la estadística de 2015 como una debilidad de Android Wear más que fortaleza del Apple Watch. Ni Google ni los fabricantes han hecho una especial campaña para que la gente sepa que existen, algo que por ejemplo sí ha hecho Samsung con el Gear S2 con Tizen.

Tampoco hay una gran variedad de productos con Android Wear en el mercado, y la inmensa mayoría aún no ve claro para qué serviría un smartwatch en su vida aún, como si lo vieron con el smartphone o la tablet. La compatibilidad de Android Wear con iOS es más limitada, pero será un punto a tener en cuenta en 2016.

Una nueva versión del Apple Watch en marzo renovaría el mercado y añadiría más presión en los fabricantes de Android Wear por añadir alguna definición más concreta que les haga destacar y llegar a más público.

hazte socio

Recomendados