Titanosaurios, los dinosaurios más grandes del planeta

Imaginad un paseo por una Patagonia argentina de hace ochenta y seis millones de años. Probablemente la estepa habría cambiado poco; a excepción de más árboles, un clima más cálido y unos enormes animales cuyos pasos harían temblar la Tierra. Los titanosaurios son un clado, una clasificación, que engloba a los que fueron, con casi toda probabilidad, los dinosaurios más grandes del planeta. Al menos así lo demuestran los fósiles obtenidos hasta la fecha. Con fémures que rondan los dos metros, más altos que una persona, estos enormes animales paseaban lentamente por la superficie terrestre de lo que ahora es Argentina, donde fueron especialmente exitosos. Hasta la fecha varios son los impresionantes especímenes descritos. Pero lo mejor de todo es que el dinosaurio más grande todavía está por describir.

Titanosaurios por todo el mundo

Estos enormes animales tenían cabezas pequeñas, con ventanas de la nariz eran grandes y pequeñas crestas formadas por los huesos nasales. Sus dientes eran parecidos a clavijas o lápices, siempre muy pequeños. Aunque sus cuellos eran relativamente cortos en comparación con otros "primos" de su clase, y su cola no era tan larga, sus enormes proporciones serían más que suficientes para resultar sobrecogedoras. Además, los paleontólogos creen que su columna vertebral, más flexible, podría sugerir una mayor agilidad y facilitarles también el alzarse hacia una posición semierecta. Si los observáramos encontraríamos una piel "granulada", como un escamoso mosaico en derredor de escamas más grandes. No hay razones para pensar que estos dinosaurios, tuvieran plumas. Por otro lado, no todos los fósiles de titanosaurios son enormes.

También se han encontrado otras especies más pequeñas. Incluso ¡titanosaurios enanos! Todo depende del lugar y la competencia que tuvieran en su momento. Y es que los titanosaurios vivieron allá por el jurásico, hace cientos de millones de años, y permanecieron como los seres vivos más grandes del planeta hasta el cretáceo. Fueron animales con mucho éxito, y se han encontrado fósiles de todos los tamaños y tipos por el mundo entero. Asia, América, Europa, África y Australia se cuentan entre los lugares donde se han hallado restos. Pero sin duda, los titanosaurios más grandes jamás vistos se han hallado en Argentina. Entre ellos se encuentran el Dreadnoughtus schrani o el Notocolossus gonzalezparejasi, ambos encontrados en diversas excavaciones del país. Pero estos, aún siendo ejemplares monstruosos, ni siquiera les harían sombra al dinosaurio más grande jamás hallado.

Los monstruos más grandes

Cuando se encontraron los restos del Dreadnoughtus schrani, los paleontólogos saltaban de excitación. ¿Acaso acababan de hallar al mayor dinosaurio de la historia? Sus casi 40 toneladas y 26 metros bien pueden competir con los de la ballena azul. Pero no; poco después se descubrió el ahora descrito Notocolossus gonzalezparejasi un mastodonte cuyo húmero mide casi dos metros. Según los restos hallados, este colosal animal pesaba unas 60 toneladas y medía casi 30 metros de largo, según estiman los expertos. Una pequeña manada de estos animales podía hacer temblar la tierra mientras se movía en busca de alimento. Eran herbívoros, no podían correr pero tampoco lo necesitaban. Con su enorme tamaño y sus poderosas patas estaban a salvo de casi cualquier depredador. Sus poderosas colas les podrían haber servido para destrozar cualquier peligro que se les acercase. Así lo creen los investigadores, quienes cada día que pasa recomponen una pieza más de esta perdida historia. Pero si estos dos eran auténticos colosos, probablemente se quedarían muy cortos en comparación con otro ejemplar.

titanosaurios

Sir David Attenborough junto un hueso de este gigante desconocido

Aunque sus huesos se hallaron hace tiempo, el trabajo para describirlo no está siendo nada fácil. Así, el que podría ser el dinosaurio, y también el animal más grande que jamás pisara la Tierra, todavía no tiene nombre oficial. Con casi cuarenta metros de largo, y veinte metros de alto, se estima que pesaba unos 77.000 kilos, 77 toneladas. De punta a punta mide como un campo de fútbol y su fémur es más grande que un sofá. De hecho, estos huesos, encontrados en 2014, serán los protagonistas de una nueva serie que los presente. Pero aún así, todavía no sabemos a qué gigante pertenecía. O, al menos, todavía no le hemos dado nombre. Un nombre que encaje a la perfección con el que pudo ser una vez el verdadero rey de los animales. Un trono que todavía nadie le ha robado.

Recomendados