Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

La gran diferencia entre Apple Music y Spotify para la batalla de 2016

Por el 11 de enero de 2016, 11:35

Apple Music y Spotify se repartirán los suscriptores de pago y para crecer no tendrán más remedio que robarse clientes entre ellos.

La gran diferencia entre Apple Music y Spotify para la batalla de 2016
Tim Cook y Eddy Cue en la pasada presentación de Apple Music.

Apple se planteó un objetivo de 100 millones de suscriptores de pago para su servicio global de música y, tras un lanzamiento inicial en verano con tres meses gratuitos de prueba, el gigante de Cupertino arrancaba con 6,5 millones de usuarios de pago. Las críticas a la interfaz, y la gestión de los catálogos existentes predominaron la la conversación de los usuarios durante su lanzamiento. Con muchos usuarios volviendo a Spotify.

Apple contaba en octubre, además de los millones pagando, con 8.5 millones de usuarios probando la plataforma según Tim Cook. Poco después, con el lanzamiento de Apple Music en Android, el número de millones de usuarios de prueba se ha disparado.

El diario económico Financial Times reportó, según fuentes cercanas, que Apple Music había superado los 10 millones de usuarios de pago, recortando distancia con Spotify, que hizo pública la cifra de 20 millones de usuarios de pago en junio de 2015. Y aunque Spotify afirmó tener el mayor crecimiento a finales de 2015, no ha dado cifras.

La interfaz liosa acabará siendo solucionada, es la parte simple del proceso. Lo difícil es conseguir clientes. El principal aliado de Apple Music será venir con los más de 200 millones de iPhones vendidos en 2015, además de los otros 200 millones que se venderán este año. Es cuestión de tiempo que Apple Music comience a añadir cuota de mercado de pago a costa de Spotify, pero también de sus descargas. Apple Music tiene el "potencial para ser el servicio líder de suscripción musical en 2017", en declaraciones a FT de Mark Mulligan, de Midia Research.

Estar presente en los iPhone, exclusivas constantes y contar con el beneplácito de los estudios son bazas muy grandesApple cuenta con un impresionante músculo financiero y publicitario, venir ya instalado en 450 millones de iPhones vendidos en estos dos años es la mejor promoción que una app puede tener. Las primicias y exclusivas se apilarán, cuando todos estábamos cansados de escuchar y ver Hotline Bling en Apple Music, aún no había aparecido en Spotify o YouTube. Este tipo de exclusivas requieren dinero, y Apple tiene muchísimo de eso, y muchísima necesidad de triunfar. La guerra es tan importante que Apple apuesta por incluir su aplicación en Google Play, adaptándose de forma perfecta al ecosistema creado por Google. Hay muchísimos miles de millones en juego. Los tres meses de prueba que Apple ofrece, los ofrece pagando a los artistas en nombre del usuario.

Spotify tiene más difícil mover ficha

trucos para spotify

La batalla de Spotify contra Apple Music se prepara como la más importante de la industria musical de 2016. Con Spotify ofreciendo un servicio gratuito gracias a la inclusión de publicidad, que sigue atrayendo a la mayor parte de los clientes de Spotify que deciden no pagar por el servicio completo. Lamentablemente todos los usuarios que añade Apple Music los hace a costa a Spotify en cierto sentido, nadie paga por dos servicios tan similares a la vez.

Nadie paga dos servicios de suscripción, y Spotify podría verse obligado a restringir de nuevo su parte gratuitaYa no tiene la mayor proyección del mercado, aunque sigue siendo líder. Spotify tiene una debilidad de cara a negociar con las discográficas: los clientes que no pagan. Estos clientes son mucho menos rentables, y tiene un gran rival en YouTube, que sigue siendo la fuente inagotable de música gratuita para los más jóvenes. Spotify debería tener más de 5 millones de suscriptores nuevos según las declaraciones anteriores, lo que podría llevar su cifra de usuarios por encima de los 25 millones de pago. El dato importante será como se consolida el mix de clientes de pago y gratuitos, algo que puede lastrar tanto los ingresos de Spotify como su posición para negociar con los estudios.

Si las discográficas aprietan para que Spotify vuelva a restringir el total de horas musicales a los usuarios gratuitos como hace años, el éxodo hacia YouTube y la vuelta a la piratería será brutal, esa es la baza de Spotify en las negociaciones. Spotify es un muro contra la piratería. A las discográficas no les gusta que los usuarios escuchen música ilimitada sin pagar directamente, devalúa el valor de sus propiedades. Si Spotify acaba cediendo en restringir más el nivel gratuito, al menos los suecos podrán aprovechar para convertir un par de millones a clientes de pago.

¿Hay sitio para muchos?

Youtube Red

Por su parte, Google, no parece ganar tracción con el lanzamiento de YouTube Music, o YouTube Red, que se solapa de extrañas formas con otros servicios ofrecidos desde Mountain View.

Rdio tuvo que cerrar, y sus restos los acabó comprando Pandora. Pandora, una vez líder del mercado, representa perfectamente los problemas que podrían recaer también sobre Spotify: una base de usuarios gratuitos increíblemente enorme: 80 millones, pero con muy pocos dispuestos a pagar, menos de 4 millones de personas.

Desde Francia, Deezer con poco más de 6 millones de suscriptores, ya quedó relegado a una tercera posición. Y no tiene pinta que Tidal vaya a conseguir despegar más allá de la promoción inicial.

Recomendados