Hay momentos en que los vientos **no le son demasiado favorables** a algunas startups. Es esa situación cuando los fondos de venture capital o private equity retiran su apoyo a las que en algún momento fueron su ojito derecho. Es en este momento cuando se recurre a las **financiaciones de deudas** o a los bonos convertibles.

Incluso SoundCloud ha tenido que negociar por las cuestiones de los derechos de autorSoundCloud, la startup musical sueca y con sede en Berlín, acaba de cerrar un **préstamo por unos 32 millones** de euros con Tennenbaum Capital Partners, fondo especializado en empresas que se encuentran en problemas económicos; con una posibilidad ampliar a 64,5 millones de euros a través de bonos convertibles según [Tech.eu](http://tech.eu/brief/soundcloud-debt-funding/).

Sus 175 millones de usuarios activos, las cuentas *freemium*, sus valoración millonaria de 1,2 millones de dólares y los éxitos de varios artistas en exclusiva **no le han servido para escapar de las deudas**. Es cierto que, tanto Apple Music como Spotify bailan en la cuerda floja de de los beneficios, pero sus imponentes estructuras protegen todo el servicio y sus resultados, y usuarios, son envidiables. SoundCloud, que no publica resultados desde 2013, **perdió 29 millones de dólares** con unos ingresos de solo 14 millones; y todo apunta a que las cuentas siguen sin salir. Tanto, que incluso se desataron los rumores de una posible compra por parte de Twitter, y así entrar en el terreno de la música.

Y su situación actual contrasta con lo que venía siendo hace unos años. La startup de audio en linea, que permite la colaboración y auto promoción de pequeños artistas, ha tenido tiempos mejores en los que **consiguió recaudar 120 millones de dólares** de Union Square Ventures, Index Ventures, Kleiner Perkins Caufield & Byers o Institutional Venture Partners como sinónimo de confianza en su futuro.

RimDream – Shutterstock

## El drama de los derechos de autor
Ningún servidor de música en streaming se salva del **problema de los derechos de autor**. Problemas que, por su esencia, suelen traducirse en cifras millonarias.

Apple Music cedió a las peticiones de Taylor Swift de cobrar derechos durante el periodo de prueba de los usuarios, cuestión repetida con otra de las cantantes preferidas de los usuarios: Adele. Y hasta hace pocos días el turno le llegaba a Spotify, los cuales se comprometían a pagar sus deudas con los autores a los que no había abonado por sus licencias.

Y SoundCloud no iba a ser menos. *PRS for Music*, una organización de artistas, interpuso una demanda contra la startup por el pago ausente de los derechos de autor. Todo esto tras cinco años de intentos para llegar a un acuerdo entre ambas organizaciones. Y nada como una citación judicial para acelerar el proceso. Después del verano de 2015, SoundCloud cerró el acuerdo PRS, con los cuales incluso trabajan ahora mismo para mejorar el servicio; se sumó Merlin y Warner Music Group.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.