Samsung ha presentado sus resultados financieros cuarto trimestre del año fiscal 2015 consolidados del grupo, y a pesar de que han sido positivos y en línea con las guías de la compañía, teniendo en cuenta los cambios macroeconómicos y las variaciones en los tipos de cambios de divisas, la compañía espera mantener a lo largo del año, aunque ha señalado que espera sus dos próximos trimestres sean menores en volumen por las mencionadas cuestiones económicas y por una desaceleración general del mercado.

En cuanto a este trimestre, la compañía ha anunciado un beneficio operativo de 6,1 mil millones de wons (unos $5.05 millones de dólares al tipo de cambio del momento del anuncio), un aumento del 15% respecto al diferencial year-over-year, con un ligero aumento de los ingresos en torno al 1,1% en la misma referencia hasta 53,3 mil millones de wons.

Por factores macroeconómicos y en especial por el tipo de de divisas, la fortaleza del won coreano frente a las principales monedas ha afectado de forma positiva a la compañía en el cuarto trimestre, sobre todo en términos de ingresos en su negocio de componentes.

El móvil sigue cayendo por la amenaza de los nuevos competidores chinosNo obstante, y al igual que en trimestres anteriores, las ventas de teléfonos móviles de Samsung se han visto afectadas por la creciente competencia de otros fabricantes de teléfonos, sobre todo dentro de los emergentes asiáticos como China e India, de forma que en este ejercicio, la división móvil de la compañía se quedó con unos beneficios de 2,23 mil millones de wones, mostrando un descenso del 7,3% en la referencia inter trimestral.

De momento, parece que el negocio de semiconductores de la compañía sigue siendo el más rentable de todos (algo de lo que ya hablamos cuando reflexionamos sobre el futuro de la empresa más allá del Galaxy), con beneficio operativo de 2,8 mil millones de dólares, respecto a los 2,7 mil millones de hace un año, aunque la compañía es bastante positiva respecto al resto de divisiones de negocio.