La hora de la verdad: los desafíos de Samsung en 2016

Hace unos meses publicamos sobre las decisiones que tendría que afrontar Samsung para corregir rumbo en el mercado de smartphones. También hablamos sobre el prometedor futuro de Samsung en el mercado de semiconductores.

Poco ha cambiando en Samsung durante los dos últimos trimestres, pero con el Galaxy S7 podremos observar lo dispuesta que está Samsung a cambiar su estrategia en vista de los nuevos desafíos a los que se enfrenta. La lucha global de smartphones con enemigos locales, especialmente en China, Europa e India, pero con casos alarmantes en Filipinas o Malasia.

En China, el mayor mercado mundial, 2016 será especialmente preocupante para una Samsung que lucha por el tercer y cuarto puesto en ventas. Xiaomi, Apple y especialmente Huawei se comen la tarta, que anteriormente pertenecía a Samsung. Por debajo, OPPO y Vivo podrían ser la tercera marca local en superar a la coreana en ventas.

samsung pierde fuelle.001

A medida que India despega en su implantación de redes 4G, sus ciudadanos —aún a mucha distancia en renta de sus vecinos chinos— se lanzan a comprar 20 a 30 millones de smartphones al mes. Samsung aún lidera el mercado Indio, que está empezando a compartir muchas similitudes con el mercado chino de de 2014. Vista la situación de los dos motores de crecimiento de ventas en smartphones, el cambio de estrategia se hace imperativo.

Soluciones para Samsung en 2016

Éxito de móviles Samsung llega a su fin mientras trata

El dilema es sencillo para el usuario de resolver, a misma oferta disponible, en su mayoría de ocasiones optará por el terminal más barato. Pero hay varias formas de seguir vendiendo más unidades incluso con un precio mayor.

Samsung tiene que dar un paso adelante y cambiar varias de sus estrategias de precio, venta online, relación con operadoras y diferenciación con otros terminales Android en hardware y software.Una nueva estrategia de financiación de terminales que permita a los usuarios adquirir un Galaxy sin tener que desembolsar el importe total. Aquí Samsung tendría privilegio de músculo financiero y sería extraño ver a sus competidores con Android mover ficha en este aspecto. La financiación puede venir acompañada de una relación renovada con operadoras, coordinada con una campaña de marketing para terminales claves.

Un canal de venta online global, unificado y común que sea para los usuarios avanzados la mejor forma de comprar un terminal Samsung, creando oportunidades y ofertas locales a imitación de las ventas flash de otros fabricantes. Apple, Huawei y Xiaomi dominan perfectamente este aspecto.

Un sistema de garantías mejorado, también global, mantenido vía su —aún pequeña— red de tiendas, de la mano de socios comerciales allá donde la presencia sea menor o directamente nula. Protección garantizada contra pantallas rotas o accidentes varios podría dar a Samsung otro plus con sus competidores más directos, y equipararse en este aspecto con Apple.

Pero al fin y al cabo, el punto seguramente más importante sería una distinción clave en hardware o software. Viendo como Samsung relega a Tizen sin querer darle una oportunidad en el mercado global —tampoco hubiera sido una diferenciación clave que atrajera clientes, aunque sí movería el mercado—, y las ejecuciones pasadas de Samsung con el software de sus terminales, tendría que venir con el hardware. Y eso es mucho más difícil.

Queda un tiempo aún para las pantallas capaces de doblarse en dos, más aún para las baterías adaptables, y parece extremadamente difícil que Samsung arriesgue con un diseño modular en algún modelo. Algo que sin duda empezaremos a ver a finales de año, principios de 2017. No sé hasta qué punto, la versión de Samsung de 3D Touch que supuestamente incorporará el Galaxy S7, será capaz de arrastrar usuarios de otras marcas, pero al menos no irán a remolque de otros fabricantes con Android.

La decisión de Samsung de volver a Qualcomm como principal proveedor de procesadores para sus gamas altas, es síntoma de que tampoco tendrán una gran diferencia en rendimiento. Quizá pues una mayor reducción de coste/rendimiento en los chip Exynos de gama media y baja sirva para contrarrestar los avances en partes inferiores del mercado.

hazte socio

Recomendados