Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

El actual plan de Francia para regular los eSports es una mala idea

Por el 27 de enero de 2016, 11:14

Francia quiere regularizar los eSports diciendo qué juegos pueden tener premio o no y dando al traste con los torneos online con premios.

El actual plan de Francia para regular los eSports es una mala idea
Los ganadores del The International 4 de Dota 2, el mayor torneo de la historia de los videojuegos con más de 10 millones de dólares en premios. Retransmitido en su totalidad por Twitch.

A pesar de que los eSports son una disciplina que a día de hoy ya está bastante arraigada entre el sector más joven de la población, gracias al altavoz de ferias, competiciones, YouTubers y medios especializados, de cara a la regulación todavía se ve como un campo alejado de otro tipo de actividades deportivas de las que no interviene actividad física profonda. No obstante, muchos países están cambiando esta percepción y están empezando al regular esta disciplina para que cuente con las mismas garantías que otros tipos de deportes.

Francia ha sido el último de unirse a una potencial regulación y oficialización de los eSports a través del actual projet de loi numérique d'Axelle Lemaire (un proyecto de ley de Economía Digital) que busca sentar una bases legales y regulatorias del juego competitivo, que ha entrado en Francia con relativa fuerza. Y lo hace con una potencial limitación de los títulos que pueden ser considerados eSports, de forma que se propodría prohibir premios para juegos que no están en una lista aprobada por el gobierno.

Lista cerrada de juegos, solo torneos físicos y control de drogasDe esta forma, el gobierno, a través de una lista de títulos sería quién decidiese -de aprobarse esta ley- qué juegos serían susceptibles de tener premio, y lo más importante: a los torneos que no se realicen en ámbitos físicos, es decir, de forma directa y presencial, no se les permitiría ofrecer premios. Tampoco a los torneos on-line. Junto con estas limitaciones, la propuesta de ley también prevé el control de los jugadores aplicando los procedimientos de análisis de drogas que se siguen en otros deportes, algo que es bastante interesante pero que no es suficiente para relaja la dura legislación prevista.

Querer regular un sector no tiene que ser malo en tanto genera seguridad jurídica, el problema, según vemos en esta propuesta de ley, es que regula excesivamente un sector que todavía está en pañales, lo que puede generar el abandono de muchos entusiastas y por extensión, la muerte prematura del futuro de los videojuegos, un futuro que muchos países de Asia y muchas compañías Americanas se están preocupando en cuidar.

Recomendados