Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

Cómo seguir siendo productivo y trabajar mientras viajas

Por el 7 de enero de 2016, 21:26

A veces no podemos darnos el lujo de ser sibaritas y dedicarnos a disfrutar la ciudad cuando estamos de viaje: por eso, hoy hablaremos de cómo seguir siendo productivo mientras viajas.

Cómo seguir siendo productivo y trabajar mientras viajas
Waiting/working por uncoolbob, bajo licencia CC BY NC 2.0.

Si viajas seguido, en particular si tus viajes no son precisamente por vacaciones, a veces necesitas mantenerte productivo y al día con todas las responsabilidades y tareas que no puedes abandonar en casa al partir. Sin embargo, cuando estamos viajando puede resultar difícil preservar un cierto orden o una rutina previamente establecida, ya que muchas cosas están fuera de nuestro control o son diferentes a aquellas a las que estamos habituados, como nuestros equipos de trabajo usuales, nuestra conexión a internet o las personas con las que solemos relacionarnos en el trabajo.

Saber ser flexible y adaptarse al cambio puede resultar clave para nuestra capacidad de continuar trabajando mientras alteramos nuestros hábitos. Por esa razón, quiero compartir con ustedes algunos consejos para preservar nuestra productividad mientras viajamos.

Descarga lo que necesites

Por lo general, fuera de nuestra oficina o casa es difícil saber con certeza cuándo contaremos con una conexión a Internet. Descargar previamente los documentos en los que necesitemos trabajar, y habilitar funciones como las de Gmail o Pocket sin conexión, nos hará más fácil aprovechar las largas horas durante las cuales nos veamos forzados a permanecer desconectados, por ejemplo durante un largo vuelo.

Planifica

Una costumbre que me ayuda mucho es la de hacer una lista de las cosas que necesito hacer y que puedo llevar a cabo en las circunstancias en las que me encontraré: en un avión, en un hotel, o sin dispositivos electrónicos. Por ejemplo, un avión es un excelente lugar para trabajar en un documento que requiera concentración, o para hacer brainstorming con un lápiz y una libreta; un largo trayecto por carretera puede ser un buen momento para ponerme al día con las llamadas telefónicas que necesite hacer, si es que hay buena cobertura.

Hazle saber a los demás que estás trabajando

Esto, que parece obvio, no lo es tanto: a menudo la gente, aunque te vea tecleando furiosamente en una laptop, asume que simplemente estás en Facebook. Informa a la gente que te rodea que estarás trabajando en algo durante la próxima media hora, o usa audífonos para esquivar a los desconocidos que puedan querer entablar una conversación. Otras medidas, como usar tapones para los oídos o elegir un asiento de ventanilla, pueden ser útiles para disminuir las interrupciones.

productivo mientras viajas

"Home" por SB, bajo licencia CC BY NC ND 2.0.

Sé el último en abordar

Tu asiento está asignado, así que ¿por qué perder tiempo en una fila interminable cuando puedes aprovechar esos minutos para dejar listas algunas cosas? Además de esquivar los codazos y el estrés de las demás personas, el tiempo desperdiciado en la línea de embarque puede ser con frecuencia una buena media hora, suficiente para hacer un pomodoro y eliminar una tarea de tu lista.

No te quedes sin batería

Pocas cosas son más frustrantes que tener un par de horas de espera ante ti, y haberte quedado sin batería. Encontrar tomacorrientes puede ser todo un reto mientras estás fuera, así que no olvides llevar contigo una batería de respaldo, tus cargadores, y aprovechar cada momento posible para recuperar algo de energía en tus dispositivos.

Permítete tiempo para descansar

Aunque pueda parecerte contraintuitivo, tomarte un poco de tiempo libre te ayudará a ser más productivo el resto del tiempo. Cierra los ojos un rato, medita por unos momentos o simplemente sal a dar una vuelta y a tomar un poco de sol. Trabajar todo el tiempo sin descanso podría dejarnos quemados y sin ganas de hacer nada más, y ésa es una excelente razón para aprender a descansar y relajarnos.

Por último, es recomendable que aprendamos que el cambio es permanente, y que hay montones de cosas que no podemos controlar, en especial mientras estamos viajando. Aprender a ser flexibles puede ahorrarnos un montón de tiempo que usualmente perdemos en luchar contra las cosas que no podemos cambiar, y que podríamos utilizar en adaptarnos y ponernos a hacer otra cosa. Siempre hay algo que podríamos estar haciendo, incluso cuando ese algo sea cerrar los ojos por diez minutos y recargar las baterías de nuestro organismo.

Recomendados