Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

Corea del Sur quiere crear su propio Silicon Valley a golpe de talonario

Por el 18 de enero de 2016, 14:00

El Gobierno de Corea del Sur ha invertido $65,9 millones para crear su propio ecosistema emprendedor capaz de competir con Silicon Valley e Israel

El resultado de una crisis financiera en algunos países se puede traducir en una caída en espiral a un abismo del que no se podría salir en muchas generaciones, o en una escusa para remontar con un sistema económico diametralmente opuesto al que hizo hacer aguas al país. Quedémonos con el segundo.

El Gobierno de Corea del Sur busca crear el mejor entorno para los nuevos unicorniosSu modelo económico, orientado a la exportación y al dominio de las grandes multinacionales con Samsung a la cabeza de la lista, está dando paso a una nueva era sobre todo por su agotamiento en el uso de los mismos recursos año tras año. Las grandes empresas no van a dejar de ser las estrellas, puesto que solo Samsung supone el 20% del PIB de Corea, pero los réditos que han proporcionado al Estado durante todos estos años acaban de ver la luz, y ya tienen un objetivo claro. El Gobierno del país, a través del Ministerio de Ciencia, ha anunciado una inversión de nada menos que 65.900 millones de dólares para la creación de su propio Silicon Valley; dirigido al desarrollo de las áreas de informática, robótica, biotecnología, salud, automóvil, energía y nuevos materiales

Si a Israel le funcionó, por qué no a Corea del Sur. La diferencia es que los primeros fabricaron su ecosistema como único recurso, y los segundos es por transición financiada. Muchos otros países han intentado crear lo que sucedió en California, pero ninguno ha contado con la fuerza impulsiva del talonario coreano, y esa diferencia se nota, y mucho. Así como las ganas de Corea por estar entre las filas de los destacados emprendedores a nivel mundial, que también son muchas; y en las que han estado trabajando ya desde hace tiempo. El objetivo final: crear el entorno adecuado para las próximas hornadas de unicornios.

K-ICT Born2Global Centre, la agencia que se encargará de gestionar los millones, empezará a promocionar las bondades del Pangyo Global Startup Campus, al sur de Seul. Todo dirigido por la agenda de la primera presidenta de Corea, Park Geun-Un objetivo para Corea es evitar las réplicas que ya han tenido éxito en otros ecosistemashye, en la que se tiene como precepto basar los ingresos del país en la economía creativa y, en un tiempo, que casi el 70% de los empleos dependan de startups. Porque el problema de empleo, y de cómo colocar a las fuerzas de trabajo futuras, es algo global. Y en estos momentos Corea tiene un verdadero problema a futuro: sin recursos naturales, el emprendimiento es su única salida.

Y las bases para un sistema económico dependiente de las startups ya están plenamente implantadas en el país. Cuentan con unas de las conexiones de Internet más potentes a nivel global, población altamente cualificada y mucha mano de obra. Dinero y base tecnológica: lo necesario para un ecosistema. Sin embargo, cuentan con dos grandes problemas: una alta desigualdad social y una tendencia a las copias que ya han triunfado en otras regiones.

Dos unicornios ocupan ya un puesto en el Olimpo coreano: Kakao, una suerte de WhatsApp, y Coupang, un Amazon, o Nexon. Analizando la clave del éxito en Israel, una de sus ventajas es que no buscan réplicas traducidas de otros competidores; por lo que si el objetivo de estos millones invertidos es crear nuevas empresas y negocios de base tecnológica, la diferenciación debería ser el primer precepto.

Recomendados