Alrededor de 200 expertos, activistas y compañías en 48 países, hasta ahora, han firmado una carta, organizada por Access Now, en la cual se exige que los líderes del mundo tomen posición en apoyo a las tecnologías de cifrado. Esta carta es una respuesta a los ataques provenientes de diversos actores estatales contra el cifrado fuerte, ataques que se escudan en la supuesta lucha contra el terrorismo y que alegan que la tecnología de cifrado concede a los criminales un espacio seguro y les permite cometer crímenes impunemente.

Entre las organizaciones que se han sumado a la iniciativa se encuentran Amnistía Internacional, la EFF, Artículo 19, y al menos otras 190 organizaciones, individuales, asociaciones y empresas. Algunas de las organizaciones latinoamericanas que son firmantes de la carta son la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), la Fundación Karisma e Hiperderecho. Entre las compañías firmantes de la carta se encuentran CloudFlare, DuckDuckGo y SilentCircle.

La iniciativa, bajo el nombre "Secure the Internet" ("Aseguren Internet") exige que los gobiernos se abstengan de implementar puertas traseras o vulnerabilidades, así como de aprobar normativas que limiten el acceso de los usuarios al cifrado, y ha sido lanzada apenas unos días luego de la más reciente reunión de representantes del gobierno de Obama con los titanes de Silicon Valley, en lo que ha sido visto como un intento de revivir una relación afectada por las revelaciones de Snowden, un nuevo intento de introducir puertas traseras en las herramientas tecnológicas que utilizamos cada día.

Estas puertas traseras, exigidas por los gobiernos como parte de la llamada "lucha contra el terrorismo", han sido fuertemente rechazada por los activistas y expertos en seguridad. "Cualquier puerta trasera es una puerta trasera para cualquiera", ha señalado Tim Cook: las fallas de seguridad no distinguen entre diferentes usuarios, y no pueden distinguir entre un agente del FBI y un hacker, razón por la cual debilitar los protocolos afectará la seguridad digital de todo el mundo.

campaña cifrado
"Linux password file" por Christiaan Colen bajo licencia CC BY SA 2.0.

Una lista de exigencias señala, entre otras cosas, que los gobiernos no deberían prohibir ni limitar el acceso de los usuarios a las tecnologías de cifrado; o prohibir su uso por grados o tipos; así como tampoco tratar de debilitar o socavar los estándares o influir intencionalmente en su desarrollo.

Recientes iniciativas legislativas que minarían la seguridad del cifrado han sido aprobadas o consideradas en diversos países, entre ellos India, el Reino Unido, China, Kazajstán y Estados Unidos. David Kaye, Reportero Especial de Naciones Unidas para la Libertad de Expresión, se pronunció recientemente sobre la importancia del cifrado y el anonimato para la libertad de expresión, manifestando:

El cifrado y el anonimato, y los conceptos de seguridad detrás de ellos, proporcionan la privacidad y la seguridad necesarias para el ejercicio del derecho a la libertad de opinión y expresión en la era digital.

A pesar de que las autoridades estadounidenses han describido reiteradamente al cifrado como un obstáculo para la seguridad pública, han fallado en responder cuando se les pregunta por ejemplos reales de casos en los que éste haya afectado la capacidad de investigación criminal. Por otra parte, es difícil creer que prohibir el cifrado evitará que los criminales lo utilicen.

La carta, publicada en una docena de países, muchos de los cuales han aprobado o están considerando cambios a sus leyes, sigue abierta a firmas de individuos y organizaciones de todo el mundo, y puedes suscribirla en SecureTheInternet.org.