Científicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía han captado la imagen astronómica con mayor resolución lograda hasta la fecha. Las observaciones realizadas por quince radiotelescopios terrestres, dentro de la misión rusa RadioAstron, han permitido fotografiar el interior de BL Lacertae, una galaxia situada a novecientos millones de años luz de nuestro planeta. La investigación nos permite conocer más acerca de su región central, donde se encuentra un núcleo activo alimentado por un agujero negro que presenta una masa doscientas millones de veces superior al Sol.

La técnica empleada por el Instituto de Astrofísica de Andalucía es la interferometría de muy larga base (VLBI, en inglés), que permite que múltiples radiotelescopios separados geográficamente trabajen a la vez, como si fueran un único radiotelescopio con un diámetro equivalente a la distancia máxima que los separa. Gracias a este tipo de observación, los científicos han logrado tomar fotografías con una resolución mil veces mejor a la obtenida mediante el telescopio Hubble. Cifras apabullantes que, unidas al trabajo de la antena de la misión espacial RadioAstron, nos aportan nuevas claves para estudiar este tipo de galaxias activas.

National Radio Astronomy Observatory

En el caso de BL Lacertae, un agujero negro supermasivo absorbe el material del entorno al mismo tiempo que emite chorros de partículas energéticas que viajan a velocidades cercanas a las de la luz. La situación de este tipo de galaxias, localizadas a miles de años luz de nuestro planeta, sería imposible si no contáramos con instrumentos tan importantes como los radiotelescopios terrestres y la antena espacial de RadioAstron. Por fortuna, la colaboración de estas misiones nos ha permitido captar la imagen astronómica con mayor resolución hasta la fecha. Una fotografía que nos ayuda a saber más acerca de los objetos más energéticos del cosmos, que emiten chorros de partículas de forma continua con una energía cien veces mayor a la liberada por todas las estrellas de la Vía Láctea.

Según Yuri Kovalev, director científico de la misión, "la resolución proporcionada por RadioAstron, sin precedentes en la historia de la astronomía, nos permite una visión única de las regiones mas internas de los núcleos activos, donde se produce la mayor parte de su energía". El estudio de BL Lacertae no solo logra obtener las primeras evidencias sobre la estructura helicoidal de los jets de partículas, sino que ha logrado medir en el núcleo de dichos chorros una concentración de energía muy por encima de lo observado hasta ahora en estos núcleos galácticos. Como explica Andrei Lobanov, "en BL Lacertae estamos observando las zonas más calientes del cosmos, un ‘horno’ miles de millones de veces más caliente que el Sol". Gracias a estas extraordinarias fotografías, los astrónomos se han visto obligados a revisar los modelos teóricos acerca de galaxias como BL Lacertae, como apuntan en el trabajo publicado en The Astrophysical Journal.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.