Alexey Boldin / Shutterstock.com

A las puertas del quinto aniversario de la apertura de la Mac App Store, Apple demuestra que tiene hijos a los que mima, e hijos a los que ignora. Tristemente la App Store para OS X es de los ignorados.

Lanzada con mucha fanfarria, los desarrolladores para OS X, entonces aún llamado Mac OS X, veían con ojos vidriosos como las fuentes de dinero con las que Apple inundaba a los desarrolladores de iOS llegaban a la plataforma más tradicional de Apple, el Mac.

Nada más lejos de la realidad. La Mac App Store —"MAS" en los círculos de desarollo— es una fuente de quebraderos de cabeza constante para desarrolladores independientes y grandes estudios. Una política llena de limitaciones establecida en Cupertino, pone el cepo tanto a la plataforma como al contenido y dinamismo que en ella podría ocurrir.

Un desierto en Cupertino

Los resultados de búsqueda de la Mac App Store

Es común leer chistes sobre como Google+ es un páramo desolado, como nadie quiere una BlackBerry o los desarrolladores pasan de Windows en los móviles. Pero la Mac App Store sigue siendo uno de los mayores plataformas fracasadas en la tecnología de consumo.

Digo fracaso, no hay otra palabra para definirlo. De hecho, llega un momento en que no puedes pensar que es un fracaso dirigido y orquestado para que sea tal.

Políticas erróneas, y soluciones

Obviando problemas inevitables como la centralización de las licencias, atadas a una cuenta de Apple en vez de individualmente por cada aplicación. Apple instauró políticas sensatas y otras totalmente equivocadas.

El sandboxing de aplicaciones es una medida de seguridad extremadamente importante como para ser retirada. Permite a los usuarios confiar que unas aplicaciones no puedan acceder ni modificar datos de otras.

Malas ventas porque es impopular, y es impopular porque hay pocas ventasLa Mac App Store es básicamente el patio privado donde Apple distribuye aplicaciones, y cuatro valientes más. Redacted, una interesante aplicación que llegó al puesto 8º en ventas con 59 unidades vendidas. Cifras similares para Folderol, que tras llegar a rankings #1 en varios países, consiguió apenas 900 dólares en un mes.

Sin opciones para ofrecer demos, ni periodos de prueba, los desarrolladores de aplicaciones se ven privados de su principal arma de conversión de ventas. Es cierto que hay pagos in-app, pero en escritorio los usuarios no parecen estar buscando ese método. Prefieren probarlo todo antes de pagar, sobretodo en aplicaciones que no sean consideradas triviales.

Los desarrolladores tampoco pueden ofrecer devoluciones, dando lugar a quejas y malas opiniones en las reseñas de la aplicación, que afectan a las ventas futuras. No hay contacto directo entre desarrolladores y usuarios, gran error.

Ni demos, ni periodos de prueba, ni precios de actualizaciónOtra de los grandes problemas que Apple impone, y son fáciles de hacer bien es añadir una solución de descuentos en renovaciones. Cuando un estudio de desarrollo trabaja durante meses o años en una nueva versión de una aplicación, es tradicional ofrecer un descuento a los usuarios que ya tuvieran una versión anterior.

La App Store de Mac no ofrece esta opción, relegando las actualizaciones de aplicaciones a mejoras cosméticas y pueriles. ¿Por qué iban a estar tiempo trabajando en una nueva versión de la aplicación que solo va a traer enfados a los usuarios?

Cuando Apple ofrece versión tras versión de OS X de forma gratuita, puede hacerlo porque consigue dinero con la venta de los propios Mac. ¿Qué hace Adobe, Panic, Omnigroup, Agilebits, Pixelmator y demás desarrolladores? Evitar la App Store como hizo Coda o Sketch ayer.

Mal cliente y tiempos de revisión

El propio cliente es el mejor espejo de la situación: un cliente web embebido en un envoltorio nativo, que funciona, por lo general mal. — La versión de iOS fue actualizada a nativa completa hace unos años, incluso las de Apple TV y Apple Watch son nativas, ¿cuándo llegará al Mac?

Cabe pensar si Apple sigue tomándose OS X en serioCon unas ventas de Mac espectaculares, y con proyección muy por encima del mercado de PC, ¿por qué este abandono? Más de cinco millones de Mac vendidos cada trimestre, y lo primero que ven es una App Store a medio acabar.

Los tiempos de revisión también dejan que desear, estancados en una semana desde hace tiempo. Los desarrolladores no pueden esperar tanto tiempo para probar iteraciones de sus aplicaciones, simplemente inaceptable.

El estado de Apple Music y la App Store indican, sumado al estado de algunas aplicaciones de desarrollo profesional o la suite iWork, que Apple hace más por rebajar la calidad del software de Mac para equipararlo con el de iOS. Simplemente tienen que mantener las versiones para OS X más potentes y completas, para no legar a sus clientes a dar el salto a los productos de Microsoft, Adobe, etc.

Quizá Apple no necesite que las aplicaciones profesionales estén en la Store, pero sí los usuarios. Queremos Paralells, VMWare, Firefox, TextExpander, RealMac, Sketch, Adobe Premiere, CleanMyMac, f.lux, Dropbox, Office, Skype, VLC, Alfred, etc. en la App Store.