El sector del automóvil se mueve hacia la inteligencia de los coches, hacia la inclusión de nuevas funciones directamente relacionadas con la tecnología aplicada a la usabilidad que haga de algunas acciones algo más cómodas. Pero esto no puede ser algo exclusivo de los nuevos vehículos, existe una manera de hacer inteligente a tu coche incluso si es muy viejo.

Desde hace algo más de un año uso un dispositivo (con un coste de menos de 20 euros) conectado al puerto OBD-II de mi coche para poder tener lecturas más claras sobre el estado del coche, errores, consumos... Es un gadget que me permite leer esta información en mi smartphone, pero solo veo información. Aquí entra en juego VOYO.

Todos los coches fabricados a partir de 1996 tienen puerto OBD-II

Hoy quiero hablaros de VOYO, un gadget con un coste inicial de 100 euros (al que hay que añadir una suscripción anual de 30 euros) que permite a casi cualquier coche que pueda circular por nuestras calles añadir funciones que muchos fabricantes todavía no han pasado de los prototipos a los coches de calle.

Como los sistemas más económicos, VOYO permite leer la información que sale de la centralita e interpretarla en términos de conducción eficiente para ofrecer recomendaciones al conductor. Para las flotas de coches incorpora un contador de kilometraje, emisiones producidas y alertas ante algún tipo de avería. Hasta aquí sin mucha novedad.

hacer inteligente a tu coche

Una de las características más interesantes es Voyo Relay, un extra de 50 euros (algunos servicios requieren dos Relays), que permite a tu coche tener un sistema de arranque y parada del motor y un inmobilizador que restringe el arranque del motor. Ambas opciones requieren de la instalación de Voyo Relay en la caja de fusibles del coche para que al pisar el freno al ralentí se pare el motor y arranque al presionar el acelerador.

Si además el usuario abona la suscripción anual puede obtener dos opciones que son sorprendentes:

  • Apertura o cierre del coche cuando el smartphone esté cerca del coche o cuando se aleje.
  • Sistema de arranque y parada del motor avanzados al leer información sobre los tiempos medios de espera en cada intersección, así el coche puede estar más tiempo con el motor parado por lo que reduce su consumo y emisiones.

VOYO aspira a hacer inteligente a tu coche y parece que ya ha tenido bastante impacto porque consiguió 90.000 dólares en Kickstarter cuando su objetivo era mucho menos, 50.000 dólares. ¿Lo veremos en producción? Solo el tiempo lo dirá, pero lo que está claro es que los conductores de coches más antiguos tenemos esperanza.