Uno de los eventos inevitables de la vida adulta es acudir a una entrevista de trabajo. En dichas entrevistas se espera encontrar entre los postulantes a los mejores para realizar un trabajo; por el otro lado de la moneda, esa entrevista puede significar la dirección de nuestro futuro profesional y personal.

Ya sea porque estemos desempleados, lo cual no es el fin del mundo, o porque deseemos cambiar de trabajo para ser más felices, ir a una entrevista de trabajo suele ser algo que nos crispa los nervios; y puede decirse que no hay, a ciencia cierta, un método para saber lo bien o mal que estuvimos en ella. Conseguir o no el trabajo no es el referente, puede que en la entrevista nos fuera bien pero algún otro postulante tiene una mayor experiencia en algo específico que la empresa busca.

Es por esto que la charla en /r/AskReddit sobre lo que no debe hacerse en una entrevista de trabajo es oro molido; nada como la experiencias y consejos de otros, e incluso de reclutadores, para saber qué tal hemos hecho nuestras entrevistas y tomar experiencia para ocasiones futuras.

Con esto en mente vayamos a esas prácticas que no debemos hacer durante una entrevista de trabajo:

No conocer el puesto al que estás aplicando

A veces las búsquedas de trabajo son un tanto caóticas y envías muchos portafolios y hojas de vida. Luego, cuando te hablan para una entrevista, te presentas a la cita sin corroborar el puesto, (sobre todo si le llaman de una forma específico en esa empresa), recuerda que todas las empresas son distintas. No recordarlo y sobre todo: preguntar al entrevistador cual es el puesto en cuestión da una pésima imagen de ti y sobre el interés que tienes en la empresa.

Ser descortés con la persona de recepción

Esto puede parecer sin sentido pero, créeme, no lo es. Recuerda la frase: para saber cómo es una persona, hay que ver cómo trata a los meseros. Lo mismo en este caso; y es que, el respeto por las personas se demuestra, o no, en los detalles (saludar, agradecer, etc), en este caso, a las personas que realizan trabajos de servicio; si no hay respeto hacia ellos difícilmente hay respeto en los demás sentidos. Además, recuerda que las personas de recepción también serán tus compañeros de trabajo y que, muchas veces, tienen voz cuando se delibera sobre algún candidato.

Decir algo negativo de ti (sin decir que estás trabajando en ello)

Vamos, muchas veces nos piden que digamos alguna debilidad nuestra; pero esto no es una carta abierta para decir cosas negativas (o peor, que caigamos en el bluff de "peco de ser muy perfeccionista", todos sabemos que esa es una gran mentira). La recomendación es ser muy asertivos y decir que estamos trabajando en perfeccionar ese aspecto negativo. Ejemplo:

  • Tengo malos hábitos de sueño, a veces duermo a las 10 pm y otras en la madrugada. Sé que esto afecta mi rendimiento diario y es por esto que estoy trabajando en reestructurar mis ciclos, uso alarmas y manejo de horarios más estrictos y también me doy recompensas cuando los cumplo. Sé que esto me beneficiará en el día a día para ser mucho más eficiente y eficaz (dos palabras que adoran los reclutadores).

Ir con acompañantes o "invitados"

Nada como ir con un acompañante para que nos de ánimo para restarle eso mismo a nuestro entrevistador. Ir acompañados da una imagen poco profesional y de poca independencia. Por otra parte, ir con niños, sean nuestros hijos o de otros, es lo mismo como decir que no se tiene control sobre quien estará al cuidado de ellos cuando laboremos ahí.

Hablar mal del trabajo o jefe anterior

PathDoc - Shutterstock
PathDoc - Shutterstock

Es tanto como hablar mal del exnovio en la primera cita con un prospecto: de pésimo gusto. Solo demuestra que terminaste mal, que sigues resentido, que no has superado la pérdida y, lo peor, que eso harás con ellos si tu ciclo por esa empresa o trabajo se acaba. Hablar mal de alguien, sea exnovia o antiguo trabajo, solo te hace quedar mal a ti.

Centrar la entrevista en uno mismo

Sí, la entrevista es para que ellos te conozcan, pero más importante es reconocer que es el momento de saber si ese trabajo es el indicado para ti. Muchas veces se ve a los trabajos como una oportunidad que nos darán o no nos darán, y puede ser que este no sea el mejor enfoque. ¿Qué tal ver la entrevista como una oportunidad para conocer si es realmente lo que más deseamos en el mundo? Un trabajo nos llevará la mayor carga horaria de nuestros días e invertiremos nuestra energía en él, así que ¿por qué no elaborar nuestras preguntas, por qué no preguntar hacia donde se dirige la empresa o el proyecto en el que participaremos? La oportunidad de trabajar juntos (empresa-empleado) corre en ambas direcciones, no lo olvides.

Preguntar de inmediato sobre el sueldo, prestaciones y vacaciones

Claro, es oportuno preguntar estos aspectos porque son parte de las negociaciones y razones para decidir sobre un puesto de trabajo. El error es hacer estos cuestionamientos de forma prematura, casi indicando un "sí, sí, blah, blah: ¿cuánto voy a ganar?" Espera a que la persona entrevistadora llegue a ese momento y si no lo hace, hazte de todo el sentido común posible para reconocer cuando es el momento de preguntar sobre esto tan importante; casi siempre será después de conocer las responsabilidades del puesto y de tu presentación.

Preguntar si hay pruebas antidoping

Bien, si haces esta pregunta es probable que estés respondiendo algo que nadie preguntó. Se prudente, si hay prueba de drogas (y esto te preocupa) lo sabrás en su momento y podrás decidir si seguir adelante con la aplicación o no. Preguntar a destiempo los pone sobre aviso y puede que no realicen estas pruebas, pero sí influyas en su decisión sobre contratarte o no.

Usar el movil, comer, llegar tarde y otras cosas horripilantes

Ollyy - Shutterstock
Ollyy - Shutterstock

No vestir de forma correcta puede ser uno de los principales aspectos que hay que evitar, y, aunque el más obvio, es el más discutido porque muchos señalan un límite razonable entre ser formales y dejar de ser uno mismo. Y creo que este es un punto muy importante: si un trabajo te exige para la entrevista vestir como nunca lo haces, hablar como nunca lo haces, comportarte como nunca lo haces, puede ser que no se trate del trabajo adecuado.

A veces, por circunstancias ajenas, tenemos que laborar en lugares que no nos gustan, pero si a esto le agregamos que no podemos ser nada de lo que somos, nos estamos garantizando un tiempo horrible en lo venidero.

Llegar tarde, comer en la entrevista, mirar el móvil, entregar un portafolio u hoja de vida arrugados, no ir aseados, masticar chicle; son cosas horrendas que te quitan de la lista de los prospectos sin chistar. Además, los buenos hábitos no son para la entrevista, hay que cultivarlos para el día a día, así las entrevistas serán mucho más llevaderas.

Cosas que sí hay que hacer en/para una entrevista:

  • Llegar a tiempo, con 10 minutos antes bastará
  • Conocer la empresa que te va a entrevistar (Google siempre te ayudará)
  • Sé honesto (y prudente, pero honesto)
  • Cuida los detalles: saludar, dar gracias, despedirse; ser cortés.
  • Haz preguntas, las entrevistas no son unilaterales, no lo olvides
  • Pásala bien, las entrevistas son oportunidades para ambas partes, si la pasas bien, hay comunicación, se entienden y se interesan mutuamente (entrevistador-entrevistado), la relación puede ser positiva. Por el contrario, si la entrevista es hostil nada asegura que el trabajo no lo será.
  • Cepilla tus dientes. Esto se repitió miles de veces en la charla en Reddit, sobre todo entre los entrevistadores, así pues: cepilla tus dientes.
  • Se tú mismo, no te fuerces a ser alguien que no eres (ah, y cepilla tus dientes).