El mismo día en el que se cumplían 17 años desde que Hugo Chávez se convirtió en presidente electo por primera vez, Venezuela ha dicho "basta" de chavismo, "basta" de crisis económica, de incertidumbre perenne, de persecución a voces discordantes. La Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha logrado 99 diputados, que por los 46 del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y los 22 que quedan por asignar, le dan la victoria, con la participación del 74,25% del padrón electoral.

Aunque los resultados oficiales se atrasaron más de lo esperado, los líderes opositores comenzaron a celebrar la victoria antes de su llegada. Una de ellas, la activista Lilian Tintori, cuyo marido Leopoldo López es un preso político que lleva dos años encarcelado y su condena le depara otros once. No en vano, una de las medidas que incluía su programa es la amnistía para los presos políticos.

Henrique Capriles también fue adelantando la victoria opositora a través de una emisión de Periscope: "muchos no imaginan los sitios donde se ganó y la contundencia con la que se ganó". Asimismo, se vaticinaba una victoria "de más de 100 escaños en total entre toda la coalición" según Tintori.

Ahora falta conocer las cifras exactas, según el número de diputados que sume la coalición opositora podría cesar ministros y promulgar leyes orgánicas.

Tras el anuncio de los resultados, Tintori aseguró que "ganamos, pero son momentos difíciles porque no sabemos qué va a hacer el gobierno, tienen que reconocer la derrota pero obviamente no lo harán". No obstante, Maduro sí reconoció la victoria de la oposición "con la moral y ética del chavismo".