Don Butler comenzó como ingeniero hace 30 años en General Motors llegando a ocupar diversos cargos ejecutivos. En su trayectoria profesional podemos encontrar cargos como la vicepresidencia de marketing de Cadillac o la dirección general de General Motors en Egipto.

En la actualidad ocupa el puesto de director ejecutivo de vehículos conectados y servicios y es el responsable de la estrategia que sigue Ford en materia de conectividad entre vehículos. Butler lidera el equipo de desarrollo que implementará las mejoras necesarias para que los coches estén conectados y ofrecer así al cliente la mejor experiencia tanto dentro como fuera del vehículo.

Con motivo del último Web Summit realizado por Ford, quisimos hablar con Butler sobre coches conectados, autónomos, los retos que plantean y las soluciones que quiere proponer Ford.¿Cuál es el estado del proyecto que están realizando junto a la Universidad Politécnica de San Petersburgo para crear un sistema de comunicación entre coches seguro?

Ford y la Universidad Politécnica Estatal de San Petersburgo han llegado a la fase final de este proyecto de investigación destinado a mejorar la tecnología de comunicación entre vehículos. Como resultado del trabajo, que aprovecha la experiencia de los universitarios de la facultad de comunicaciones con robots espaciales, Ford ha presentado varias patentes que pueden servir para avanzar en los coches conectados del futuro.

El equipo creó un administrador de conectividad inteligente que utiliza un software y algoritmos capaces de seleccionar de las conexiones disponibles en ese momento la opción más adecuada para transmitir datos a la nube. Cada vehículo evalúa la calidad de los canales de comunicación y transmite los datos, esto permite una tecnología de comunicación más fiable para un futuro repleto los vehículos conectados.

Este proyecto se completará a finales de este año, y los resultados podrían integrarse en los programas de producción de Ford de los próximos meses, proyectos que incluyen no solo la comunicación de vehículo a vehículo y la entrega de mensajes de emergencia sino las actualizaciones OTA del software de sus vehículos.

¿Cuál es el mayor reto para conseguir que los coches estén conectados? ¿Seguridad? ¿Legislación? ¿Problemas naturales como túneles, tormentas…?

El mayor desafío no es técnico, sino en relación con el modelo de negocio: ¿cómo llegar a una penetración de mercado significativa en un periodo de tiempo determinado? ¿Y cómo generar beneficios para los clientes que sean los primeros en adoptar este tipo de tecnología?

Esto es un reto en Europa. Por ejemplo, la planificación de una implantación de la tecnología V2X tendría que ser voluntaria pero hay que recordar que solo con una acogida importante y un gran número de usuarios utilizándolo el sistema se vuelve útil. En los EE.UU. la introducción de la tecnología de la comunicación Car-to-x será obligatoria a partir de 2020.

En Europa a partir de 2017 será obligatorio la instalación de un sistema de e-call para emergencias y para ello será necesario añadir un módem, algo que será utilizado también por los futuros sistemas de comunicación entre coches.

Existe un asunto que todavía no está del todo claro y es el pago por la conexión a Internet necesaria para estar conectado. ¿Ford piensa que es un coste que debería asumir el fabricante o bien el usuario como una cuota mensual por ejemplo?

Para los servicios conectados básicos, Ford podría incluirlos en el precio del vehículo y proporcionar esos servicios por un período de tiempo establecido, tal vez 4 o 5 años. A continuación, el cliente tendría que suscribirse para seguir disfrutándolo. Para el Wi-Fi o la capacidad de hotspot, también existiría un periodo de prueba, posiblemente de 3 meses, al terminar, el cliente tendría que suscribirse o bien pagar por el uso de los paquetes de datos.

Los coches conectados necesitan una conexión a Internet permanente y Ford podría asumir el coste durante los primeros 4 o 5 años.
En mi opinión, las actualizaciones vía OTA son un paso muy importante para los coches conectados. Pero ahora mismo existen muy pocos vehículos que puedan actualizar su software de forma remota, ¿entra en los planes de Ford dar esta opción en sus coches aunque no sean todavía tan inteligentes como para estar conectados?

Está en nuestra hoja de ruta ofrecer actualizaciones de software *Over the air» en nuestros vehículos.

El coche conectado revolucionará la industria al igual que lo hará el vehículo eléctrico y el autónomo, pero, ¿cómo va a facilitarnos las vida el hecho de que los coches se comuniquen entre si?

La comunicación Car-to-Car servirá para informar y advertir al conductor sobre los peligros potenciales que puedan existir en nuestra ruta, incluso si no es visible debido al tráfico o a una curva cerrada. Un ejemplo es la luz de freno electrónica que avisará al conductor que un vehículo ha realizado una frenada de emergencia, de esta forma es posible tener más tiempo para detener el vehículo con seguridad y evitar un accidente mayor.

La seguridad en las comunicaciones es, en mi opinión, uno de los puntos críticos. La comunicación entre coches, entre coches e infraestructura, entre coches y otro tipo de transporte… ¿nos queda mucho trabajo por recorrer en este campo?

Garantizar la seguridad de los datos y la privacidad es uno de los temas clave que consideramos a la hora de implementar la comunicación coche a coche. Ford está en contacto con otras partes interesadas en la industria del automóvil, así como con las autoridades públicas para llegar a un acuerdo sobre los requisitos comunes para la comunicación segura.

Todos los fabricantes tendrán que compartir la información de sus coches, ¿existe ya un protocolo único de conexión? ¿cuáles son las características?

Existen normas internacionales disponibles en la actualidad para la comunicación Car-to-Car, por ejemplo, ETSI (European Telecommunications Standards Institute) ha estandarizado sus requerimientos en Europa. Estos sistemas sólo funcionarán eficazmente si todos los vehículos y la infraestructura están utilizando los mismos mensajes inalámbricos. Por lo tanto, Ford, junto con otros actores importantes en la industria del automóvil, han creado el ‘Consorcio de Comunicación entre Coches’ para solucionar este tipo de inconvenientes.

La normalización de los protocolos de comunicación será fundamental. Sin embargo, las aplicaciones que utilizan esos datos, no están estandarizadas. Aquí, la competencia permite implementaciones específicas para sus coches.

En España el parque automovilístico es bastante viejo y la renovación completa llevaría varias décadas. ¿Cómo se prevé que los coches conectados convivan con los que no lo están?

La tecnología de comunicación Car-to-Car puede ser instalada en cualquier tipo de vehículo sin importar su antigüedad. Será posible adquirir dispositivos que conviertan al coche en un vehículo conectado a la nube y al resto de vehículos.

Según Ford, ¿cuándo podríamos ver los primeros vehículos conectados?

Desde Ford podemos prometer que en poco tiempo llegarán los primeros vehículos conectados, pero no podemos confirmar una fecha definitiva todavía.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.