El 18 de febrero de 2013 el Catalina Sky Survey se topó con un misterioso objeto que orbitaba alrededor de nuestro planeta. unos días después desaparecía de los radares para aparecer nuevamente el pasado 3 de octubre. Y esta vez lo ha hecho amenazando con caer a la Tierra. Según las previsiones, WT1190F caerá en mitad del océano índico sin causar ningún tipo de daño. ¿Qué es WT1190F? Esta cuestión es la que nos hacemos muchos curiosos al mirar al cielo. Desde un pedazo de roca hasta un trozo de basura espacial, este resto caerá este viernes sobre nuestra superficie. Y tal vez nunca sepamos de dónde vino.

WT1190F, a once kilómetros por segundo

Para aquél que no tenga una idea clara de lo que supone esta cifra, una bala suele viajar, de media, a un kilómetro y medio por segundo. Once kilómetros por segundo es un número unas diez veces mayor. Y es la velocidad a la que impactará WT1190F, según las estimaciones, sobre la tierra. Como explicábamos, este misterioso objeto fue descubierto y perdido hasta el pasado octubre. Existen empresas y proyectos dedicados en exclusiva a detectar y seguir este tipo de satélites temporales para evitar posibles daños. En particular, WT1190F podría tener entre medio metro y 6 metros de longitud, una densidad de medio gramo por centímetro cúbico y un peso entre los 250 y los 2000 kilos.

WT1190F

Este tipo de objetos están destinados, como explican los expertos, a caer sobre la tierra, sobre la luna o, incluso, adquirir suficiente velocidad orbital como para salir despedidos de la órbita terrestre. Otra posibilidad, no obstante, es que un satélite temporal como WT1190F choque con otros objetos orbitales, creando (más) basura espacial. Por suerte, parece que la vida alrededor de nuestros cielos de WT1190F llegará a su fin sin más incidencias el próximo viernes.

Probablemente basura espacial

La llegada de WT1190F parece que hubiese sido anunciada por los dos pedazos de basura espacial caídos recientemente en Murcia. De hecho, muy probablemente, WT1190F sea en sí mismo un trozo de desecho. Eso sí, ninguna agencia ha conseguido identificar el origen de este fragmento. Si proviene de los restos de un satélite u otro vehículo, nadie ha conseguido concretar de cual. Esto no es nada extraño si tenemos en cuenta la enorme cantidad de basura espacial que flota en Ninguna agencia ha conseguido identificar el origen de este fragmentonuestro espacio más inmediato. Según las estimaciones, por la densidad del objeto, se estima que probablemente sea la pieza de una misión espacial.

Muy probablemente el resto de algún cohete Apolo de las misiones sobrellevadas en los años 60 y 70. Sus características** desechan la opción de que el objeto sea una roca lunar**. No obstante, por su tamaño se podrá ver como un cometa surcando el cielo en la noche, cerca del Océano Índico, donde caerá. Actualmente existen más de 300.000 objetos identificados como basura espacial orbitando alrededor de nuestro pequeño planeta. 50.000 de ellos es mayor de un centímetro de diámetro. Entre ellos se encuentra, efectivamente, WT1190F. La basura espacial, de hecho, ha puesto en alerta alguna misión. Por suerte, hasta el momento nunca ha sido fatal.

WT1190F

Pero lo cierto es que desde 1991 varios han sido los problemas que ha causado esta basura espacial. Los problemas han sido tan sonados que incluso ésta es protagonista de muchas películas y algunas series. Actualmente, la gran mayoría de la basura espacial se encuentra entre los 850 y los 2000 kilómetros de altitud, en la órbita de baja de la Tierra (o LEO). También tenemos un pico de densidad de basura a los 36.000 Km, donde se sitúan los satélites geoestacionarios. La distancia mínima orbital a la que se ha observado a WT1190F es unos 6.000 kilómetros, aunque a estas alturas está descendiendo rápidamente, como cabe esperar.

A diferencia de WT1190F, que se estrellará en la Tierra, la cantidad de basura espacial orbitando alrededor del planeta ha puesto los puntos sobre las íes de muchas agencias y gobiernos. Ahora se ve la amenaza que suponen los desechos espaciales y se están poniendo medidas. La propia Airbus y el Roscosmos Ruso han hecho sus apuestas con proyectos de limpiadores de basura espacial. Por ahora, por suerte, no hemos tenido que escribir sobre ningún accidente provocado por la basura espacial y WT1190F caerá en mitad del océano sin molestar a nadie. Pero ya va siendo hora de poner medidas para no tirarnos piedras en nuestro propio tejado.