¿Qué le lleva a la compañía que popularizó los libros electrónicos abrir una tienda física para vender... libros físicos? Amazon es, a día de hoy, uno de los gigantes más importantes del comercio online, por lo que cualquiera de sus movimiento son estudiados y analizados. Razón de más para intentar adivinar las razones que llevan a una empresa 100% online como Amazon a dar el salto a un mercado físico minorista que en muchas ocasiones ha sido crítico con la fuerza de mercado que tiene el gigante online.

Y es que la nueva tienda de libros de Amazon, que abrirá en el University Village de Seattle, utiliza parte del know-how de la librería online y expondrá de 5.000 a 6.000 títulos, todos best-sellers y favoritos de Amazon.com; es decir parte con cierta ventaja en términos de anticipación de stock que por cierto puede compartir con su basta experiencia en la gestión de stock para su tienda online.

Pero hay muchas razones por las que Amazon querría abrir su tienda online, en primer lugar, la experiencia de compra física es mucho mejor que online, por muchos que la experiencia de compra de Amazon sea una de las mejora valoradas por los usuarios. Además, la entrada de Amazon en el comercio físico minorista puede sentar las bases de la nueva competencia del sector de libros, como ya ha sucedido en el online, pues compartiendo ventas con este último canal puede socavar los precios del libro física a niveles de la venta directa online.

La gestión de stock y manejos de los datos es determinante para AmazonY sobre todo, la ventaja de la que parte Amazon tiene que ver con las métricas de ventas y del conocimiento que tiene del consumidor. En pocas palabras, Amazon toma la decisión de este proyecto piloto de tienda física sirviéndose del big data del que dispone con el que la apuesta es sobre segura: no arriesga, por muy mal que le salga la jugada física, siempre podrá desviar su stock hacia su canal online, en el que tarde o temprano podrá dar salida al stock. Este es su principal pilar, Amazon puede apostar todo al rojo sabiendo de antemano que va a doblar la apuesta, puesto que en el futuro de la economía de los datos, es uno de los principales actores.

Junto con todos estos factores, los propios clientes de Amazon también ayudan a seleccionar libros para la tienda, pues tal como apuntan en Seattle Times, la nueva tienda también incluye títulos que ocupan posiciones en las listas de ventas dede más de 622.923, pero con todo tiene una puntuación de cinco estrellas sobre cinco. Al final, todo se resumen en los datos. Amazon tiene una tienda física de libros, pero sobre todo tiene millones de datos de millones de clientes que convierten cualquier apuesta de un sector que conoce en sobre segura.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.