margo_black - Shutterstock

¿Quién dijo que emprender en la moda era algo imposible? ¿Startups dedicadas a vender o promocionar ropa? ¿Qué hay de tecnológico en todo eso? Muchos pudieran pensar que en este sector ya estaba todo inventado, y que **la única faceta tecnológica para la venta de ropa es el *ecommerce***. El cual, está bastante trillado y saturado desde hace ya algunos años.

En España, la venta de moda por Internet es un sector muy concurrido y con gran competenciaSin embargo, está surgiendo **toda una red de startups**, y sin que apenas nos demos cuenta, enfocadas a sacar el mayor partido de la tecnología aplicada a la creación y venta de moda. Desde diseños web que se asemejan al funcionamiento de Tinder, dándonos la posibilidad de descartar productos con uno solo movimiento, **listas de deseos personalizadas** que según vayamos actualizando una red de algoritmos detecta nuestras preferencias y nos ofrece nuevas oportunidades. O recomendarnos blogs y fashionistas a partir de esos mismos algoritmos definidos por nuestros gustos.

En el caso de la moda, **el big data cuenta con una especial importancia**. Cuantos más datos de compilen más se podrá saber de las mejores estrategias para vender, y sobre todo, saber a quién. En cuestiones de venta, Amazon, Zalando, Vente-privee o Asos tienen casi todo el camino hecho, por magnitud y por sus carísimas campañas de marketing. Pero precisamente, y como suele pasar en las cuestiones que atañen a las startups, **la agilidad es la clave**. La personalización de los productos para el cliente, creando **modelos únicos a baja escala** como diferenciación es algo que al mundo de la moda le gusta, y mucho. El aprovechamiento de la tecnología en impresiones 3D, reconocimiento de imágenes o tecnologías NFC por ejemplo, acompañados de estrategias adaptadas a las redes sociales es el lugar donde la moda se enlaza con el mundo de las startups.

Desde 2010, las operaciones de **financiación de startups de moda han crecido de una forma exponencial**. Al menos para Estados Unidos han sido unos años de crecimiento en lo que a este sector se refiere. De los veintidós millones de dólares invertidos en 2010 se ha pasado a los 235,9 millones de dólares en lo que llevamos de este año, según cifras de CBInsights.

Y en España, ¿qué está pasando? Según las estimaciones de [Ernst & Young](http://www.ey.com/Publication/vwLUAssets/Evoluci%C3%B3n_y_perspectivas_eCommerce_2015/$FILE/EY-Informe-Tendencias_eCommerce-2015.pdf) para 2015, el sector del ecommerce **enfocado a la moda y a la belleza es el que más repercusión tendrá** en el global del año. Según la auditora, el 19% de las compras estarán dedicadas a este sector, igual que el de viajes y alquiler de coches, con un gasto medio por persona de 180 euros. En cuanto al número de fondos interesados en la venta de moda, Startupxplore identifica a **veintinueve inversores que tienen puesta su atención en el sector de la moda**. Entre ellos se encuentra el conocido François Derbaix, Yago Arbeloa, Bonsai Venture Capital o Accel. 15 lanzaderas y 78 startups enfocadas únicamente a este sector, que ellos tengan registradas. [**Chiceo**](http://chiceoapp.com/), que nos permite compartir todo tipo de ropa y complementos, [**Madaish**](http://madaish.com/), una red social de fashionistas, o [**The Fab Shoes**](http://style.justfab.es/dms5104/?gclid=CNWYkfS3iMkCFQjgGwodPLUF2Q) para las amantes de los zapatos. En este mundo, la clave es la diferenciación, la búsqueda de público objetivo y una buena estrategia de marketing. Porque de hecho, a los españoles nos encanta comprar por Internet.