Porsche, uno de los fabricantes salpicados por el escándalo Volkswagen, emite un comunicado por el cese de las ventas de uno de sus modelos más populares: el Cayenne Diesel.

Incorpora un motor 3.0 V6 TDI, que ha sido señalado por la EPA estadounidense (Agencia de Protección Ambiental) en las acusaciones contra Volkswagen. En ellas se cita a los motores Volkswagen 2.0 TDI y 3.0 TDI V6 por emplear software para engañar a las pruebas de emisiones.

"Porsche, debido a la inesperada advertencia de la EPA, suspender voluntariamente y hasta nuevo aviso la venta de los modelos diésel de Cayenne del año 2014 a 2016", dijo el fabricante. "Estamos trabajando para resolver este problema lo antes posible", sin entrar a exculpar al grupo de las acusaciones y asegurando que los vehículos en circulación podrán seguir en carreteras.

Lo curioso es que las acusaciones se extienden a varios modelos de gama alta del grupo como Audi que, curiosamente, de momento no ha realizado movimientos.

Pese a que Porsche de este paso, el Grupo Volkswagen desmintió las acusaciones, al tiempo que reiteraba su disposición a "cooperar plenamente" con las autoridades estadounidenses.