La última versión del firmware de Tesla permitió a muchos Model S disponer de un sistema de piloto automático para realizar ciertas funciones como la conducción autónomo en algunas circunstancias, aunque no convierte al Model S en un coche autónomo. Ultimamente hemos visto auténticas locuras de usuarios usando esta tecnología para algo ante lo que no está diseñada, como es el conducir solo, sin supervisión del conductor, e incluso así ha funcionado. ¿Qué es lo que ve este dispositivo para poder conducir por autovías sin necesidad de conducir?

En un vídeo publicado por Wonderful Engineering nos enseñan la forma en la que el sistema ve la carretera. Los sensores que incorpora el Model S permite al módulo de piloto automático obtener los datos del GPS constantemente y asociar los datos que salen de los 12 sensores de ultrasonidos que escanean todo lo que se encuentra a 4,8 metros de distancia como máximo.

Todos estos sensores permiten que el sistema de piloto automático de Tesla pueda ofrecer un plus de seguridad y comodidad a sus propietarios. Seguridad porque es capaz de evitar colisiones antes frenadas por ejemplo o situaciones complicadas con peatones, ciclistas o motoristas. Comodidad porque el conductor puede relajarse un poco cuando circula por autovías dejando al coche hacer una parte del trabajo.

Para que el sistema de piloto automático de Tesla funcione, el Model S necesita tener instalado un paquete opcional cuyo coste es de 2.000 euros si lo solicita antes de comprar el coche o bien 2.500 euros si lo quiere instalar posteriormente. Con esta opción Tesla se asegura que todos los usuarios, si quieren pagarlo, pueden tener lo último de lo último aunque al momento de comercializar su unidad no estuviera disponible.

En esta ocasión el vídeo muestra el complejo sistema de cálculo que hace el sistema. Reconoce semáforos, señales de límite de velocidad y otros objetos en la vía como otros coches y personas que fluyen alrededor del coche. Quizá lo más interesante es la zona verde pintada en la pantalla que le indica al Model S la zona circulable de la calzada así como el inicio de la acera. Os recomiendo este vídeo para ver cómo funciona el sistema en condiciones reales:

La visión del piloto automático de Tesla es muy interesante para conocer cómo funciona un sistema que está llamado a revolucionar y a ser el primero de los pasos necesarios para que el conductor comience a confiar en la conducción autónoma, por el momento aún tiene que prestar atención a la carretera, pero en pocos años no será necesario.