Que la moda va a tener que ir cediendo poco a poco algo de terreno a la tecnología para trabajar de forma conjunta es casi un hecho. Los fabricantes de wearables comenzaron con piezas puramente tecnológicas y poco a poco han ido abrazando el diseño, la moda. Samsung, Huawei, Apple, etc. La operación de hoy es un pasito más para consolidar esa tendencia: el grupo Fossil ha comprado al fabricante de wearables Misfit por 260 millones de dólares, según informa The Verge.

No es la primera incursión de Fossil en la electrónica de consumo a través de los wearables, ya que hace apenas unas semanas lanzó el Fossil Q, un reloj inteligente con Android Wear y procesador Intel.

La línea de Misfit, a priori, seguirá como hasta ahora, de forma independiente y manteniendo su propia marca. De hecho, en el comunicado oficial se hace un hincapié importante en la posibilidad de poseer una plataforma tecnológica que, según ellos, ha solventado uno de los grandes problemas de la tecnología corporal: la duración de la batería.

Y es que la Misfit Shine, que tiene algo más de un año de vida, fue uno de los pioneros en llegar con pila intercambiable en lugar de batería. Y gracias a sus componentes, con una duración de seis meses. Una idea y una ejecución que ha dado un buen empuje a una operación de 260 millones de dólares.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.