A principios de noviembre Microsoft decidió admitir que la recolección de datos del usuario de forma automática en Windows 10 no se puede parar. Provocó la indignación de miles de usuarios y Microsoft decidió eliminarlo, lo que alegró a los usuarios que se preocupan, lógicamente, por su privacidad.

Pero no. Microsoft ha hecho trampas. Tweakhound ha descubierto que Microsoft ha renombrado el servicio que espiaba, DiagTrack, a 'Connected User Experiences and Telemetry Service'. Un nombre engañoso cuanto menos.

Lo peor de todo no es eso. Es que además Microsoft ha decidido borrar las preferencias del usuario. Es decir, aquellos que a través del registro desactivaron DiagTrack estarán enviando sus datos a los servidores de Microsoft. Vuelve la recolección de datos y sin advertir al usuario y haciendo caso omiso a sus preferencias.

Eso sí, se puede desactivar como cualquier servicio:

  • Tecla Windows + R, escribe 'services.msc' y pulsa Enter.
  • En Servicios (local) localiza 'Connected User Experiences and Telemetry Service'
  • En el estado del servicio da a 'Stop' y en el tipo de lanzamiento desactiva el servicio.

Todos entendemos que el futuro de empresas como Microsoft y Google es el Big Data, pero hay que respetar al usuario. No tiene sentido esconder servicios y borrar preferencias de los sistemas operativos. Puedes leer los acuerdos que aceptas y cómo tener un Windows 10 más respetuoso con tus datos.

👇 Más en Hipertextual