Una de las controversias del día ha venido de la mano de Ciudadanos, que en declaraciones a la Cadena Ser quieren abrir el debate en torno a ampliar el alcance del estado de excepción para que las autoridades puedan intervenir las redes sociales, anular cuentas o cerrar páginas web sin autorización judicial previa.

Lógicamente, las propuestas de C's han avispado la redes sociales en medio de debate sobre la necesidad de ampliar o no las competencia de los cuerpos y fuerzas de seguridad de estado en la vigilancia electrónica de las comunicaciones y del acceso a los cifrados tras los lamentables atentados terroristas de París la semana pasada.

En realidad, lo que propone el partido de Rivera no tiene nada que ver con prohibir las redes sociales, eliminar cuentas de usuarios normales o impedir o limitar la libertad de expresión. La realidad es que las propuestas de C's pasan por dar a las autoridades las herramientas para impedir que los yihadistas utilicen internet como arma de expansión, difusión de la violencia o reclutamiento; y lo cierto es que eso ya está recogido en la actual regulación, aunque no de forma específica para las redes sociales, pero si extensible a las mismas en tanto en cuanto constituyen un medio de comunicación según la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio.

Artículo 21 1. La Autoridad gubernativa podrá suspender todo tipo de publicaciones, emisiones de radio y televisión, proyecciones cinematográficas y representaciones teatrales, siempre y cuando la autorización del Congreso comprenda la suspensión del artículo 20, apartados 1, a) y d), y 5 de la Constitución. Igualmente podrá ordenar el secuestro de publicaciones.

Lógicamente, la ley, como no puede ser de otra forma, no incluye la nomenclatura explícita de las tecnologías en tanto sería descabellado tener que incluir cada una de las nuevas herramientas que se usan como medios de comunicación y difusión, más sabiendo que pueden ser incluidas en mediante decreto acordado en Consejo de Ministros cuando se declare el estado de emergencia; por lo que aunque las propuestas de C's pueden ser interesantes, la realidad es que la legislación actual lo tiene en cuenta y pasa casi a constituir un debate vacío.

Además no es tan sencillo puesto que, en un panorama como el actual de convulsión política, alcanzar una mayoría que permita la modificación de la Ley Orgánica es casi una tarea titánica, y menos una reforma Constitucional sin pasar antes por un Pacto de Estado, todo en un momento en el que los grupos políticos no se ponen de acuerdo ni para el pacto antiyihadista.