Pensábamos que TIDAL estaba más o menos en el limbo de los servicios de streaming musical que acaban en segundo plano, y en mitad de la guerra de Taylor Swift contra el streaming, y su rendición incondicional ante los nuevos servicios que están reinando el contenido musical en la red y fuera de ella, era Adele la última que se sumaba al rechazo de colocar su último disco en streaming -incluyendo Apple Music- durante el lanzamiento.

Ahora, Rihanna, otra de las grandes artistas de las que mueven masas -y pueden condicionar el uso de servicios- ha anunciado que su último disco, ANTI, no estará disponible en las dos plataformas de streaming principales: ni en Spotify ni en Apple Music, puesto que la cantante quiere potenciar el servicio de Jay-Z y estará disponible de forma exclusiva en TIDAL.

No obstante, a pesar de que todavía no está confirmado, parece que todo está relacionado con el acuerdo al que ha llegado Rihanna con Samsung, que será la benefactora de la cantante para su gira, una compañía que también firmó un acuerdo similar con Jay-Z por allá de 2013 con términos similares. De momento, todo parece indicar que los fans de Rihanna tendrán que pasar por caja en físico o hacerse del servicio de Jay-Z. Al final, la guerra del streaming se está cobrando sus primeras víctimas: los usuarios.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.