Parece que la compañía quiere limpiar -en todos los sentidos del término- cuanto antes su imagen en Europa, su principal mercado, puesto que poco más de dos semanas del escándalo del caso Volkswagen, su director general, Matthias Mueller ha confirmado a un diario alemán que comenzarán a llamar a taller a los vehículos afectados por el trucaje del software que amaña las emisiones a principios de enero de 2016, con el fin de poner solución a este problema durante el próximo año.

Si todo va según lo previsto, podemos iniciar la retirada de vehículos en enero. Todos los coches deben estar listos a finales de 2016. - Mueller, director general Volkswagen.

Según parece, la retirada de vehículos y la aplicación de soluciones se limitará a los vehículos europeos, al menos de momento, por lo que no parece que se vaya a aplicar la misma solución a los vehículos americanos a corto plazo, siendo estos los que saltaron a la palestra por el problema de las emisiones.

Asimismo, el director general de la compañía ha querido dejar echar un poco de tierra sobre que la culpabilidad de la corporación en el caso de las emisiones, apuntando que él cree que solamente unos pocos empleados de la compañía estuvieron involucrados en la manipulación de las emisiones de los motores diesel, refutando la idea de que su predecesor, Martin Winterkorn, pudo haberlo sabido todo.

Además, apuntó al futuro de la estrategia como corporación, y cree que VW tendría que convertirse en una compañía más delgada y descentralizada, de forma que el problema en una de las filiales no afecte a la totalidad del grupo.

👇 Más en Hipertextual