Con el anuncio de una consola de sobremesa de Nintendo todos esperamos ver el regreso de nuestras sagas favoritas. Títulos como Super Smash Bros, Mario Kart y The Legend of Zelda acabarán llegando sí o sí. Hay otro tipo de juegos que potencialmente podrían ser un éxito seguro pero que finalmente no terminan llegando. Estamos hablando Metroid, F-Zero, Fire Emblem o un Pokémon de sobremesa. La saga Star Fox siempre ha estado dentro de estas quinielas y finalmente se anunció un nuevo juego que tenía que llegar a finales del presente año. Tendremos que esperar unos meses más porque Nintendo ha pedido tiempo para mejorar algunos aspectos del juego.

Para hablar de Star Fox tenemos que remontarnos al año 1993. Nintendo se sacó de la manga un juego protagonizado por un escuadrón de carismáticos personajes. Técnicamente rompió todos los moldes. El chip especial Super FX que estaba incluído en el cartucho del juego permitía a Super Nintendo mover gráficos tridimensionales. Pero no sería hasta 1997 cuando la saga despegaría hasta el estrellato con Lylat Wars. Fue uno de los juegos de lanzamiento de Nintendo 64 y mejoraba todos los aspectos del original. Sus grandes gráficos, la novedad y la comodidad de un mando con joystick y gatillo fueron una apuesta segura. Además fue el primer juego que funcionaba con el Rumble Pack, un accesorio que hacía que nuestro mando vibrara. Seguro que todos habéis escuchado la mítica frase de "Do a Barrell Roll".

Años más tarde la saga nos dejó con dos juegos para Gamecube que no consiguieron el éxito de sus predecesores. Star Fox Adventures fue el último juego desarrollado por Rare para Nintendo y apostaba más por una jugabilidad terrestre en tercera persona. El último título de sobremesa lo desarrollaría Namco y nos llegaría con el nombre de Star Fox Assault. Tenía una jugabilidad dividida en tres modos de juego: Las misiones en Airwing, las misiones en el Landmaster y las misiones a pie.

Pero volvamos a Star Fox Zero. Shigeru Miyamoto se ha hartado de decir que los juegos de WiiU deben aprovechar las capacidades del Gamepad de la consola para desmarcarse de la competencia. No muchos títulos han implementado con éxito este tipo de control. Star Fox Zero parece apostar por un tipo de control híbrido que podremos cambiar en cualquier momento. La pantalla del Gamepad nos ofrecerá una vista en primera persona desde la cabina de piloto y los sensores giroscópicos nos permitirán apuntar de una forma más precisa. Nintendo y Platinum Games reconocen que ha sido muy díficil mantener los 60fps en las dos pantallas.

"Tenemos las dos pantallas -televisión y Gamepad- moviéndose a 60 imágenes por segundo, que es importante para mucha gente, yo creo. Es un logro en los videojuegos, en cierta manera. No es sólo que no lo hayamos hecho antes en Platinum, es algo que nadie había hecho. Son muchos retos. "Es fácil decir que se retrasó para mejorar la calidad o algo así, pero eso cubre mucho, sean los gráficos o el control. Hemos trabajado con juegos de acción durante el tiempo suficiente. Entendemos a los usuarios, cómo responden, cómo se mueven y lo que hacen en cada situación. Lo que hacemos ahora es una experiencia de aprendizaje nueva para nosotros, es divertido descubrirlo."

Finalmente el juego se ha retrasado hasta los primeros meses de 2016 pero nos da la sensación de que llega demasiado tarde. Cuando se nos mostró en el pasado E3 fue criticado por sus gráficos y por ser demasiado continuista a pesar de las fases de a pie. La sombra de Nintendo NX, la nueva plataforma de la compañía, es demasiado alargada y algunos han afirmado que tanto Star Fox Zero como The Legend of Zelda podrían ser los últimos cartuchos de WiiU, una consola que se lanzó en 2012. ¿Conseguirá convencer a los nostálgicos y a los nuevos jugadores por igual?