Analizamos el nuevo Sony Xperia Z5, con el que Sony quiere seguir aferrándose a lo más alto del mercado de smartphones. Un terminal con muchos puntos a favor pero que no consigue llegar a lo más alto del mercado.Sony se marca un Windows 10 y salta de la gama Xperia Z3 a la Z5 directamente, al menos fuera de Japón, su país natal. La gama completa de Sony que se presentó en el IFA de Berlín tiene bastante sentido, con especificaciones internas uniformes, y diferencias basadas en el tamaño y acabado del terminal.

La gama se completa con el Xperia Z5 Compact para los que quieran algo más pequeño, manejable y barato, pero sin que sufra el rendimiento, y el Xperia Z5 Premium para los que quieren un acabado lujoso y especificaciones tope de gama.

La principal duda que nos plantea este terminal es si será capaz de competir de tú a tú con el mejor Galaxy S6 o Galaxy Note 5, que mantienen su liderazgo en cuanto a terminales Android, o con rivales con especificaciones similares pero precio mucho más reducido como el OnePlus 2 que analizamos recientemente.

Incluye microSD, algo que muchos gama alta están dejando atrás en aras de añadir mejores prestaciones para protección contra polvo y el agua.

Vídeo: Ovidi Martí

Empecemos por fuera

El terminal no destaca cuando lo sacas del bolsillo y lo pones en la mesa, tiene un gran diseño con buenos acabados, pero es austero, casi parco en detalles, y eso me encanta. El Xperia Z5 no cuenta con pantallas curvas, brillos, ni cámaras que giran. Un diseño sólido y sus 5.2″ con unos marcos bien aprovechados se hacen refrescantes en un entorno de móviles gigantes.

Sony ha cambiado su estrategia de colores. Si el Xperia Z3 venía en blanco, negro, verde apagado y un color champán-dorado-coral, el Xperia Z5 sólo viene en unos bonitos dorado y negro, y un estupendo verde oscuro. Personalmente mi elección sería el verde, da un toque de color sin ser excesivamente llamativo, pero allá cada uno.

Foto: Ovidi Martí

El acabado es muy suave, se siente espectacular en la mano. El marco es metálico, pero las partes delantera y trasera están cubiertas completamente de cristal Dragontrail de Asahi. Lo bueno de Dragontrail comparado con Gorillas Glass es un tacto, que me voy a aventurar a decir más suave. El dedo se desliza como por azulejo pulido, deja muchas menos huellas en nuestra experiencia con él estas dos semanas.

El diseño no cambia mucho de modelos anteriores, pero cambian de ubicación los botones del lateral de una forma curiosa con respecto a lo habitual en otros fabricantes, pero que ya estaban en el Xperia Z3. El botón de encendido se sitúa en el centro del lateral derecho, que ahora también incluye el sensor de huellas.

Foto: Ovidi Martí

El sensor es un gran añadido sin duda que es necesario en cualquier gama alta que se precie, funciona correctamente, y aunque no es tan rápido como el del iPhone 6s ni tan certero como el del OnePlus 2, añade una capa de seguridad al terminal necesaria. Esta ubicación puede necesitar que reajustes tus costumbres si vienes de otros fabricantes. Algo inconveniente si eres zurdo, tendrás que encender el móvil con el dedo índice.

Debajo del botón de inicio van los botones de volumen, y más abajo aún el de la cámara, que al contrario que la mayoría de teléfonos tiene botón dedicado. La botonera del Xperia Z5 es quizá un punto a mejorar. Me gustaría que se repartieran los botones en ambos laterales. Hablando de laterales, el otro esconde bajo una tapa una bandeja para la nano SIM (no es dual) y la microSD. Y antes de que se me olvide: el teléfono es resistente al polvo y al agua con las certificaciones comunes IP65 e IP68. Algo más común hoy en día pero de gran utilidad.

Ahora el interior

Por dentro, el Xperia Z5 cuenta con 3 GB de memoria RAM, 32GB de almacenamiento extensibles por la mencionada tarjeta microSD. La configuración interna es única, no hay opciones para más RAM o más almacenamiento, pero me parece acertada, no se queda corto como los 16 GB, y con una tarjeta rápida microSD podrás hacer frente a decenas de GB de almacenamiento extra para los vídeos 4K, pero eso más adelante.

Foto: Ovidi Martí

Todo el rendimiento está orquestado por un Snapdragon 810. La verdad es que en las dos semanas que hemos podido estar probándolo hemos notado solo temperatura excesiva en un par de ocasiones. Algo que otros terminales con el mismo procesador notábamos más a menudo. ¿Quizá los componentes exteriores disipen mejor el calor del procesador? O quizá sea que lo camuflen mejor a la hora de sentirlo con nuestras manos.

Sea lo que sea, el rendimiento es muy bueno y los 3 GB de RAM dan fluidez a un terminal que nunca me dejó tirado. Al contrario que otros con 4 GB.

Quedarse en 5.2 pulgadas le sienta bien a la batería, que no se despeina mucho y pasa del día de uso a menudo. Como siempre, dependerá de tu uso, de las antenas de tu operador, y de mil factores. Pero le he dado trabajo para aburrir al terminal, y siempre ha respondido.

Bendita cámara

El punto más destacable es, sin duda, la cámara. Sony realiza los sensores de fotografía para casi todos los terminales de gama alta del mercado, pero se ha caracterizado por no saber aprovechar con software todo el potencial del sensor.

Foto: Ovidi Martí

Foto: Ovidi Martí

Este año sí. La cámara está casi a la altura de la del iPhone 6s y Galaxy S6 o Note 5. En algunos casos aislados quizá por encima en calidad, aunque a baja luz sigue sufriendo en comparativa. En general es una gran cámara y el software propio de Sony trae múltiples ventajas y configuraciones.

Un punto débil es el sonido. Para mi experiencia, el altavoz se queda corto y me ha dado problemas a la hora de escucharlo en el coche como GPS. Definitivamente más bajo que otros rivales de gama alta. Aunque reconozco que este punto para muchos puede que sea secundario.

Conclusión

La estrategia de Sony con su gama Xperia Z5 me parece acertada, y aunque seguramente el Xperia Z5 Compact sea el que atraiga más compradores, y el Xperia Z5 Premium más miradas, el Xperia Z5 es un terminal consistente.

No dispone de carga inalámbrica, pero tiene tarjeta microSD. Con 3 GB va totalmente fluido, y la cámara, a pesar de no ser la mejor, está mucho más cerca del trono que lo que ningún Xperia había estado hasta la fecha. La batería pasa del día de uso, y con el modo stamina puedes incluso exprimir unas horas extra.

Pros

  • *Diseño:** muy sólido en la mano y a la vista.
    *microSD:** además de 32 GB de almacenamiento, siempre viene bien.
    *Batería:** mejor que otros gama alta del mercado.

Contras

  • *Precio:** aunque los haya más caros, no hay que irse lejos para encontrar terminales similares con Android por 200 dólares / euros menos.
    *Carga inalámbrica:** aún sin ella. ¿Quizá para el Xperia Z6?
    *Configuración de los botones:** confuso hasta que te acostumbras a él.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.