Los resultados de Samsung para el tercer trimestre fiscal del año para Samsung han sido mejores de lo esperado por la propia compañía coreana. Un 80% superior a los beneficios del año pasado el mismo trimestre, subiendo hasta $6.300 millones de beneficios.

Cuando lo ponemos así, parece que todos los problemas de Samsung de los últimos dos años han quedado resueltos, pero no es así. Analizando la tendencia nominal, vemos como el Q3 2015 destaca en cambio anualizado porque el Q3 2014 fue el momento más bajo de la historia reciente de Samsung, fue un trimestre sin novedades de terminales propios ni ventas, pues el Note 4 y el S5 fueron incorporados en diferentes trimestres.

Mientras que Q3 2015 ha sido un momento clave, pero seguramente aislado, con la introducción de dos terminales de gama alta: Note 5 y Galaxy S6 Edge+, además de poder empezar a contabilizar pedidos nuevos de semiconductores como los A9 de Apple, que han empezado este trimestre.

Para el próximo trimestre Samsung tendrá un momento de la verdad: con el nuevo iPhone ya en el mercado, y sus dos terminales principales fuera de la ventana de lanzamiento, además de presión localizada en China, India y Europa — Con total seguridad será un buen trimestre en el apartado de semiconductores, y no tan bueno en mobile, pero Samsung aún necesita tiempo para adaptarse a las nuevas reglas del mercado actual.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.