Dicho sistema de pago, llamado MasterCard Identity Check, permitirá a los compradores realizar sus pagos gracias a su huella dactilar y su smartphone o realizando un selfie para probar su identidad.

Mastercard dice que el objetivo del sistema es hacer avanzar el comercio electrónico.

"Creemos que la seguridad es una de las barreras que inhibe la expansión del comercio electrónico, los consumidores tienen que recordar las contraseñas y es muy inconveniente", asegura Ajay Bhalla, presiente de soluciones de seguridad empresariales en MasterCard.

Ahora mismo y como es habitual, los usuarios de una tarjeta Mastercard tienen que usar el SecureCode para verificar su identidad a la hora de comprar online. Esto requiere el uso de una contraseña en el punto de venta. El problema es que — como ya sabemos — las contraseñas son inseguras, fácil de olvidar y de interceptar. Son ya muchas las empresas que usan parámetros propios y biometricos de los usuarios para identificarlos.

El objetivo del MasterCard Identity Check es aumentar las ventas reduciendo el número de posibles clientes que abandona la cesta de la compra a la hora de realizar el pago.

En una encuesta realizada por Mastercard y Norstat, 53% de los compradores olvidan contraseñas importantes más de una vez a la semana, perdiendo 10 minutos de media para resetear sus cuentas. Esto conlleva que uno de cada tres compradores abandonen su compra online, mientras que seis de cada diez suelen perder compras sensibles al tiempo — como entradas de conciertos, ofertas flash, etc. — por culpa de las contraseñas.

Según Mastercard, si consiguen una adopción grande de ese sistema los consumidores podrían disfrutar más de sus compras y tener menos quebraderos de cabeza.

MasterCard Identity Check estará disponible en instituciones financieras de los Estados Unidos de América en la primera mitad del 2016 y esperan llegar a todos sus clientes en el 2017.

Aunque sueñe extraño, un selfie es bastante más seguro que una contraseña. Aunque será interesante comprobar cómo resuelven que una foto delante de una cámara no logre el truco. ¿Tal vez un gesto en lugar de un simple selfie? De todas formas, el sistema de pago más seguro en la actualidad es tu huella dactilar gracias a tu smartphone.