Una de las novedades mejor recibidas por los usuarios tras el lanzamiento de Windows 10 fue Edge, el nuevo navegador del sistema. No obstante, parece que, en estos primeros momentos ni el cambio de navegador y sistema se salvan, puesto que un nuevo fallo de Internet Explorer descubierto afecta a todas las versiones del sistema operativo de Microsoft sin excepción.

La propia compañía, que ha sido la que ha anticipado el problema ya ha estado trabajando en él, de forma que ha lanzado un parche, MS15-106 que pronto estarán disponibles para todos los usuarios y que viene a solucionar un defecto de este problema de seguridad, que ataca la forma en la que Internet Explorer trata los contenidos y assets en la memoria, de forma que en caso de ser explotado por un atacante, este podrá acceder a la máquina de forma remota con los mismo privilegios que tenga el usuario conectado.

El problema más grave es que esta vulnerabilidad también afecta a los equipos con Windows Server, aunque este tipo de sistemas permiten mitigar los efectos de un posible exploit. La compañía ha confirmado que el parche llegará en las próximas semanas, por lo que uséis el sistema que uséis, nuestra recomendación es que actualicéis vuestros sistemas en cuanto esté disponible.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.