En junio de este mismo año, el empresario ya propuso a la FCC un proyecto para proveer Internet desde 4.000 satélites orbitando sobre la Tierra. Aseguró que quería conectar todos los rincones del mundo a alta velocidad.

El plan transformaría SpaceX, compañía enfocada a los cohetes y naves destinadas a investigación espacial, en una operadora de Internet rival de muchas otras como Comcast en un mercado que supera los $2 billones anuales.

Los planes de SpaceX se conocieron en enero, pero no ha sido hasta esta semana cuando se ha realizado la petición oficial a la FCC, si todo va bien, según informa Independent UK, los satélites podrían estar en órbita y operando en unos cinco años.

Brindar conexión a través de satélites no es ni mucho menos una novedad, pero SpaceX tiene una clave importante: planean reducir la latencia que hay, debido a la distancia, lanzando los satélites a una órbita muy cercada a la superficie terrestre, sobre los 650km. Esa baja órbita significa que se tienen que usar más satélites para cubrir la misma zona, se calculan 4.000 satélites para cubrir toda la tierra, muchos más que los empleados por otras redes del mismo tipo.

Empresario primero, y tal vez filántropo después, Elon Musk y su equipo tendrían que realizar una inversión muy cuantiosa de difícil retorno. El target del proyecto son las personas más pobres, las que están emplazadas en los lugares donde todavía no llega Internet y, por ello, la inversión sería difícilmente recuperable a un corto o medio plazo.

No es la primera vez que uno de estos grandes empresarios con antifaz de superhéroe, como bromeaba Stephen Colbert en su show, intenta un ambicioso proyecto de este tipo. Bill Gates, cofundador de Microsoft, invirtió en Teledesic, un proyecto auspiciado por él y por un principe árabe para poner en órbita satélites que conectasen al mundo. El proyecto resultó muy costoso para llevarse a cabo finalmente. Facebook también es uno de esos gigantes a los que no es raro ver declarar sobre conectar a la otra mitad del mundo, el problema es que esa otra mitad no dispone de los recursos para amortizar la inmensa inversión a realizar.

Pero Musk está confiado de que podrá obtener 4.000 satélites en órbita. Asegura que, usando un gran número pero de un tamaño mucho más pequeño que los tradicionales, resultará mucho más barato y eficiente abordar los problemas encontrados en anteriores proyectos satelitales. Fabricándolos en SpaceX, espera reducir los costos al mínimo y que los posibles problemas en producción estén lo más controlados posible.

  • Tradicionalmente "Wi-Fi" es el sinónimo del estándar IEEE 802.11, pero su relevancia ha hecho que la palabra se use para cualquier red local de tipo inalámbrico. En realidad el proyecto crearía una red satelital de la que el usuario dependería de un receptor para crear su propia red Wi-Fi.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.