Los problemas crecen en la familia, ya de por si complicada, de Uber. Otro más, esta vez en China. Por una vez no viene del lado de su legalidad ni de las demandas de taxistas contrariados, que de esos ya ha tenido también en el país asiático. Esta vez viene de la mano de la seguridad y de su incursión en China.

Algunos usuarios de Uber han visto sus cuentas hackeadas. Parecer ser, según ha publicado Motherboard, que se han recibido quejas por importes y viajes realizados en varias ciudades de China sin que los titulares de las cuentas hubiesen puesto un píe en el país.

De momento, y según los usuarios que se han quejado a la cuenta de Uber vía Twitter, la plataforma está intentando solucionar el problema pero aún no ha devuelto los importes ni restablecido la seguridad de las cuentas hackeadas. Cuentas que se venden en la red por unos 40 céntimos por usuario, y que han afectado a personas de Europa y Estados Unidos principalmente.

Aún así, no es la primera vez que Uber se enfrenta a fisuras en su seguridad; incluso los conductores se han visto afectados. En marzo de 2015, ya se filtró una información en la que se anunciaba que miles de cuentas de los conductores, en concreto 50.000, rondaban por Intenet libres para su uso y con todos los datos de dichos empleados.

Toda esta polémica coincide además con la fuerte estrategia de entrada en el mercado chino que está llevando a cabo la compañía a fin de hacerse fuerte respecto a la alta competencia que tienen con otros servicios ya establecidos allí. Uber acaba de lanzar en Beijin el uberCOMMUTE, un servicio para compartir trayectos con usuarios que vayan al mismo destino.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.