Ya está aquí el esperado Tesla Model X, el nuevo modelo de la compañía con un precio de 130.000 dólares. A nivel estético parece todo un guiño a Back to the Future gracias a sus puertas halcón, antaño conocidas como alas de gaviota, vistas en modelos de Ferrari y Lamborghini principalmente. Estas puertas detectan nuestra presencia cerca para abrirse, no es necesario ni siquiera tocarlas ni activar un control remoto manualmente. Y si tenemos obstáculos cercanos para abrir las puertas, como coches aparcados demasiado cerca, el Model X los detecta y abre sus puertas de forma distinta, mucho más vertical para evitar el choque con ellos. Igualmente tienen sensores para no chocarse con el techo de un garaje, por ejemplo.

Uno de sus puntos clave era la autonomía que alcanza los 402 kilómetros según Tesla. Su aceleración es de 3.8 segundos para pasar de 0 a 100 kilómetros por hora, y una velocidad máxima de 240 kilómetros por hora. Y sobre todo, destaca que es un coche de siete plazas, distribuida en hileras de dos delante, tres en el centro y otra detrás. Y hablando de "detrás", el Model X tiene una capacidad de carga de 2.200 kilos de remolque, algo que parecía imposible en un coche eléctrico.

tesla-model-x-concept-doors-open-rear-three-quarter

El Model X también incluye un sistema de cámaras y sensores de cara a la seguridad. Por ejemplo, "rectifican" al conductor en caso de que se vaya a salir de la carretera. No obstante, no puede ser catalogado ni mucho menos como vehículo autónomo, y la actualización 7.0 que a priori sí lo conseguiría e iba a llegar este año, todavía tiene que esperar. También se ha tenido en cuenta la conducción en zonas contaminadas: el motor eléctrico tiene tres filtros de partículas para mantenerlo limpio incluso si vivimos o conducimos habitualmente por zonas directamente antiecológicas. Estos filtros, diez veces más grandes que los tradicionales, también retienen hasta 800 veces más. También se ha mostrado un botón que sella literalmente el coche del exterior, lo cual podría incluso... hacernos resistir en su interior a un ataque biológico. Parecía broma, pero no.

Durante las próximas semanas los primeros Tesla Model X irán llegando a las carreteras californianas, donde tiene la sede la compañía y se fabrican los vehículos. No obstante, llega con algo de retraso respecto a los planes iniciales, que lo situaban para febrero. Durante la presentación se esperaba que Elon Musk se pronunciase sobre el caso Volkswagen, pero no fue así.

Aún falta todavía para ver si se cumple la profecía de Musk y vemos cómo durante los próximos años van llegando de forma masiva los coches eléctricos a precios "bajos", estimados en torno a 35.000 dólares para esa primera etapa de masificación. Los planes de Tesla pasan por producir unos 500.000 coches al año para el año 2020.