Esto sí es marketing de guerrilla. Durante las colas del lanzamiento del iPhone 6s en algunos países del mundo, Samsung ha escogido la Apple Store de Regent's Street en Londres para estrenar una curiosa campaña de marketing: intentar seducir a quienes forman parte de las colas por el iPhone para que cambien de idea y compren un Galaxy S6 Edge o S6 Edge+, los dos buques insignia de la compañía.

El cortejo, como cuenta 9to5Mac, va más allá: incluye regalos para quienes hacen cola como botellines de agua, cojines y mantas, todo ello caracterizado con la imagen corporativa de Samsung y de sus Edge.

Un cambio de idea tan radical es bastante improbable, pero por un lado Samsung se asegura de que al menos sus obsequios dejen un buen sabor de boca hacia Samsung por parte de quienes hacen la cola (bueno, no todos, y por otro lado Samsung está acaparando unos cuantos titulares el día de la comercialización de un nuevo iPhone.